¡Dios dijo Basta…!

bastaEscribe
Rodolfo Cuellar
Tomado de su blog personal
Facebook

En medio de la cotidianidad de la rutina el mundo y los seres humanos vivíamos al medio de nuestros afanes, anhelos, angustias, penas, miedos e inseguridades.

Nada cambiaba solo llegaba un día y otro y otro y otro y así pasaban el tiempo, cargado de una especie de adrenalina narcótica que nos hacía ser parte de un círculo vicioso, en el cual hasta respirar no tenía nada de ciencia para nosotros.

Para muchos enfermarse era tonto, ya que había medicinas para todo lo que nos aquejaba que nada importaba, y en caso no hubiere alguna siempre estaba alguien presto a inventar la cura para esas cosas decían por ahí, porque precisaba más, avanzar hacia no sé dónde, sin embargo, debíamos hacerlo porque no había tiempo que perder.

Sin embargo, para nosotros acá en Guatemala llegaba el tiempo que muchos estaban esperando con un anhelo ciego, ya que una gran mayoría de ellos se habían tomado la molestia de hacer un conteo regresivo ansioso y hasta desquiciante, que lo habían empezado desde aquel lejano Domingo de Resurrección del 2,019. Y daban gracias a Dios que estos más de 300 días de espera al fin estaban por terminar.

Pero mientras esto acontecía en Guatemala y España en otras latitudes se sabía de una nueva y rara enfermedad que surgió en una Provincia de China llamada Wuham en el último mes del 2,019. “China” el típico lugar de donde salieron otras tantas enfermedades como el SARS y el famoso H1N1.

Un erudito decía ¡¡¡…Otra vez en La China…!!! el país del exótico y raro gusto por destruir y alimentarse de todo tipo de animales desde los más indefensos hasta los más peligrosos. De hecho, seguramente nadie de nosotros pensó que aquello que acontecía al otro lado del planeta llegaría a tantos lugares y le cambiaría la vida a muchas personas alrededor del mundo.

Sin embargo, para nosotros y España llegaba la Cuaresma, cuya intensidad ha caracterizado a ambos países por su tradición, devoción y fervor.

Para Guatemala en principio todo de alguna manera marchaba en su orden, según lo rutinario de cada evento que seguía el protocolo de los días que transcurrían. El punto más complejo de esto fue que desde el inicio se sintió cierta frialdad y desasosiego en el ambiente, que era como raro y pesado a la vez, esto se dejó sentir en la segunda procesión de este tiempo que salía en aquel lejano Jueves de Ceniza o del Silencio, en ella se notó esa sensación atípica que la rodeaba, y luego sucedió nuevamente el Primer Domingo de Cuaresma en otra procesión donde más de alguien apreció el rostro triste de un Nazareno con una palidez inusual llena de luto y dolor contenido reflejado en su rostro.

Creo que todos estaban tan absortos en esos momentos que pocos se interesaron por lo que pasaba en el mundo, el cual empezó a vivir un calvario con esta enfermedad que hasta resultó ser empática con la época, pues fue bautizada con el nombre de CORONAVIRUS, como si Dios le estuviese colocando una Corona de Espinas a una Humanidad cada vez menos Humana, sin embargo, mucho más Liviana y Mundana.

A partir de saber lo que pasaba en el mundo con esta extraña enfermedad la Cuaresma simplemente dejo de brillar porque escuchar y leer lo que sucedía en otros lugares provocó ese pesar trágico que amenazaba fuertemente este hermoso tiempo que para la iglesia católica tiene gran importancia.

No faltó quienes aseveraran ¡…Si esa cosa viene que sea después que pase la Cuaresma y Semana Santa…! que nos deje en paz este tiempo, después ya no importa que venga. Palabras que entre mordaces y retadoras hubiese sido mejor jamás decirlas.

Desafortunadamente habiendo pasado apenas 18 días desde el inicio de la Cuaresma, irremediablemente llegó lo que menos hubiésemos querido escuchar, el anuncio que todo quedaba temporalmente suspendido puesto que ya no era una rara enfermedad que andaba de tour por el mundo, ahora era ya una Pandemia que amenazaba a todos por igual.

Esta noticia trajo consigo mucho dolor tristeza, luto y llanto porque jamás nos habíamos enfrentado a un evento de esta magnitud, que hoy por hoy tiene al mundo de puesto de cabeza.

Guatemala vivió un Terremoto y un Conflicto Armado, pese a ello jamás se había suspendido la Cuaresma y Semana Santa.

Este año tristemente ya no habrá atabales anunciando el paso de los cortejos procesionales, ya no habrá cucuruchos orgullosos mostrando sus lucientes uniformes de piedad, ya nadie caminará en filas haciendo penitencia con Jesús. Hoy Jesús quiso quedarse en su Templo para que le busquemos ahí.

Ha llegado el momento del respeto y apoyo mutuo, de la solidaridad, de cuidarnos los unos a los otros. Ha llegado el momento de volver hacer más humanos, más obedientes y al mismo tiempo prudentes y sencillos.

Ha llegado el momento de decirle a Dios

“No se haga nuestra voluntad sino la tuya Señor…

“Porque hoy Dios le dijo al Mundo…”

iBASTA…!

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s