Y caminamos al final…

DSCN9314.JPGEscribe
Marco Tulio Monzón
Gestor Cultural

Se fueron quince días, y pareciera que no es así.  Octubre va dejando caer sus hojas tristemente, y agotando cada día, su trayectoria de 31 estaciones.

IMG_20191008_183841Estamos a mitad de la celebración del mes de Nuestra Señora del Rosario.  Ya pasó la emoción del primer día de octubre, la sorpresa de la alegoría en el adorno de la iglesia.  La sorpresa de apreciar el color del manto de la virgen, el estreno o la túnica histórica que vestirá este mes.

Y así, día a día, nuestras visitas diarias se llenan de emoción, pero llegan también a mitad del camino.  Ahora empieza el retorno, la cuenta regresiva de los días que quedan por visitar a nuestra madre, de decirle nuevamente adiós, de pedirle un año más de vida y de ofrecerle nuestra espera paciente para el próximo 1 de octubre.IMG_20191008_184202

Sin embargo, cada día es distinto al anterior y al que vendrá.  Cada visita tiene algo especial, algún detalle que cambia, un miércoles discreto en visitas, un domingo abarrotado de fieles marianos, la procesión con su alegoría especial, los arreglos florales ofrecidos a la Reina…

IMG_20191008_182800

La petición de cada día, se va agotando también con los días, y cuando llegue el 31 de octubre, la nostalgia de ver por última vez, la iglesia iluminada, engalanada, llena de oraciones, de luces de velas, de rosarios pendientes de una mano, siguiendo cada Avemaría, las horas transcurriendo en el silencio y la meditación, la misa que este mes tiene un carácter especial, todo, todo hace diferente este mes.DSCN0451

Ya empezamos cuesta abajo, ya la nostalgia como sombra que se aleja, crece en el corazón, sabiendo que falta poco para el fin.  Que no se puede prolongar más la festividad. Que terminan los días en que nuestra atención, nuestra fe, nuestra esperanza, nuestra entrega está dedicada a la madre de Jesús, y por lo tanto a la madre nuestra, heredada en la cruz, y confirmada en la coronación en el cielo. 

DSCN0425

Se acaba también el deleite de los dulces tradicionales, del atol de elote, de un mollete, unos buñuelos o el plato de garnachas.  Termina la cotidiana compra de las rosquitas, el recuerdo del mes, el rosario nuevo, y todo quedará otra vez, en silencio.DSCN0181

Aprovechemos estos últimos días, gocemos estos días que quedan, oremos por lo que más necesitamos, tanto para los demás, como para nosotros. 

Si tenemos fe, el amor de María nos protegerá siempre.  Y el Rosario, será nuestro mejor enlace con ella, nuestra intercesora ante Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s