Hugo Carrillo: el amigo y el maestro. Parte V segmento 3

carrillo V 03

Samara de Córdova (1934 – 2015) siendo una diva de la televisión colombiana. Fotografía tomada de Caracol.

Escribe
Francisco De León
MEMORIAS DE UN VIAJERO
Publicado en:
gAZeta, revista digital

Yo no me consideré un dramaturgo que pudiera realizar este tipo de trabajo literario, al igual que García Márquez no logro encajar un guion de cine. Así de simple es la cosa y uno tiene que estar preparado para enfrentar y saber sus límites –solía decirme Carrillo–.

Pero lo importante es probar si uno es capaz de hacerlo. Manuel Corleto lo consiguió, el sí tenía el tempus que se necesita en el mundo de las telenovelas. También el hijo de Eunice Lima lo va a conseguir, ya va a ver –me recalcaba, al referirse a Erwin Von Metzger–.

Para Carrillo, Amparo Rossatti (Samara de Córdova) era como su alma gemela, con ella habían pasado innumerables aventuras y vicisitudes desde su época en Francia y su estancia en México.

Para él, ella era una artista completa que había incursionado en radioteatro, teatro, telenovelas, como dramaturga y novelista, le tenía un profundo respeto y era como su hermana. Recuerdo muy bien el día que Carrillo me la presentó. Yo llegué a su casa como a eso de las 11 de la mañana, me abrió la puerta doña María y le pregunté si el maestro Carrillo estaba en casa. Como ya era de confianza doña María me dijo:

Entre Francisco y tóquele la puerta de su cuarto, yo ya lo hice, pero no me contesta ni me abre, pero sé que está allí.

Toqué la puerta y el maestro pregunto:

¿Quién es?

Soy yo maestro, ¿Cómo está? Si quiere regreso más tarde cuando esté listo.

No, no, abra la puerta y pase adelante -me contestó-.

El maestro todavía estaba acostado en la cama y para mi sorpresa a la par de él estaba una mujer, cuando me di cuenta de su presencia, le dije que no quería importunar que regresaría más tarde.

No, no, para nada Francisco, siéntese póngase cómodo le presento a mi gran amiga y hermana Samara de Córdova, quien seguramente, papa, usted sabrá quién es.

 Pensé que se trataba de una broma, pues medio veía el rostro de una mujer despeinada y asueñada, me dije para mis adentros, le voy a seguir el rollo al maestro, pues según yo tenía entendido Samara vivía entre México y Colombia, en donde le iba muy bien en el mundo de las telenovelas y pensé: ¡Qué jocotes tiene que estar haciendo Samara aquí!

¡Hola Francisco! –me dijo la mujer que estaba acostada en la cama de Carrillo– ¿Cómo estás? El Hugo me ha hablado mucho de vos, ayer estuvimos parrandeando hasta la media noche con los demás muchachos del elenco y por eso me quede aquí. Qué bueno conocerte.

Conforme mi vista se iba adecuando a la penumbra del cuarto y lograba ver con más claridad, me di cuenta que efectivamente la mujer que estaba allí podría ser Samara de Córdova. Seguimos platicando y lo que me impactó de ella fue la forma tan familiar de tratarme, como si me conociera de toda la vida.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s