Tzamyac, un colorido encuentro

samayac.jpgEscribe
Rita Ma. Castillo
Arte/cultura / SOMOS ARTE
Publicado en gAZeta
Diario digital

Muchas veces ignoramos los interesantes eventos o lugares que nuestra Guatemala tiene. Siempre estamos buscando espacios de expresión o un rinconcito que explorar, siempre nos quedamos cortos en la búsqueda y hoy quería compartir un tesoro que descubrí, Tzamyac o «Tierra de brujos», como se le conoce.

Con esa referencia te imaginás gente hostil, o al menos yo con esa imagen iba y me llevé una agradable sorpresa, gente hospitalaria, muy agradecida y sobre todo muy sonriente, fue un fin de semana colorido para mí.

Me inscribí en el Festival de Murales, y honestamente no tenía noción exacta de a qué iba o con qué calibre de artistas me toparía. Recibí la invitación de un amigo para hacer una colaboración y una propuesta juntos, yo solo iba con muchas ganas de pintar y conocer cómo era ese festival. Me dispuse a colaborar, a conocer y a dejar un pedazo de mí en ese lugar, poder conocer su gente y disfrutar. Creo que uno siempre tiene un lado competitivo y claro que nos gusta ganar, pero a veces el mejor premio se lo lleva uno al disfrutar la experiencia.

Desde el momento en que llegué al lugar, me impresioné con la calidad de murales que han sido realizados en ediciones pasadas del Festival. Llegás y es un colorido recibimiento, de entrada, te sentís en casa, porque, al igual que vos, hay un montón de gente que lo único que quiere es que le den su pared y empezar a pintar. Fue emocionante ver tantos artistas reunidos en un lugar conviviendo, compartiendo y aprendiendo, todos con el mismo deseo y unidos, a pesar de venir de diferentes lugares, por el mismo objetivo, dejar más colorido Tzamyac, darse a conocer, exponer un punto, compartir una opinión, dar gritos de color, unidos por un mismo fin.

Los días se fueron rápido. El festín de colores aumentaba conforme las horas pasaban, mirabas tantas técnicas e ideas nuevas que sentías que la mente y la memoria no te alcanzaba, habíamos tan diversas técnicas que los ojos se volvían locos, no sabías ni a dónde mirar, y yo solo quería pintar y pintar. Durante los días de visita, no faltó el vecino que se pasó tomando la foto y dejando un buen deseo, o el chavo que te pasaba dejando una gaseosa, o la señora que te daba una tostada o un chepito. Comí como loca y disfruté el cariño de la gente, hasta los perros eran amables. Conocí una familia que me hospedó en su casa, ya que era la única mujer que iba a dormir en la escuela que nos habilitaron, y no fue por preferencias, sino por cuidado con mi persona. Me recibieron en su casa y me dieron de comer delicioso, fue un buen gesto y agradecí el cuidado. Como me dijo la señora, «viene solita y si fuera mi hija no me gustaría que durmiera entre tanto hombre», yo no lo busqué, ni reclamé, de hecho, yo duermo donde me den espacio y agradezco siempre el hospedaje, pero fue un gesto muy amable, y lo agradecí.

Durante el festival me tomé tiempo de conocer gente, compartir opiniones, ver trabajos y también tuvimos un agradable conversatorio sobre cómo podemos ser una comunidad artística que nos beneficie a todos, cómo generar espacios, abrirnos puertas y hacer crecer el arte guatemalteco, que si bien es un medio difícil, es un medio con mucho potencial. Fue muy interesante ver lo que estamos hacienda cada uno en nuestro espacio, hay mucho talento y muy pocas oportunidades o poco apoyo, luchamos contra lo mismo y, aun sin usar el mismo lenguaje todos, estamos dispuestos a alzar la voz con fuerza desde nuestro medio, desde nuestro espacio. Necesitamos crear más espacios o encuentros coloridos, donde podamos impulsarnos como uno, dejar de ver cómo puedo ganarte y enfocar en cómo ganarme yo a mí misma cada día, matando a la mediocridad y queja cada día, crecer en conocimiento y pasión, aprendiendo, colaborando, ayudando, mejorando.

Aunque este festival fue un concurso y no gané, siento que gané motivación, aprendizaje, amigos y más ganas de seguir esforzándome y luchando desde mi pedacito de tierra. Guatemala es tan variada, tan hermosa y tan llena de gente talentosa, que solo necesita ser explorada, levantada y rescatada. ¿Qué estamos haciendo? ¿Cómo estamos contribuyendo? Necesitamos interesarnos, necesitamos potenciar nuestros colores, unirnos y crear más encuentros coloridos

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s