San Juan del Obispo: una aldea escuela -2 de 4-

IMG-20170103-WA0009.jpg

Escribe:
Eduardo Sacayón Manzo
Publicado en:
gAZeta, Prensa digital
Guatemala, C. A.

No obstante, el formato museal para el servicio de los visitantes está organizado de manera muy tradicional y pasiva. Exhibiciones para la contemplación, con largos textos para audiencias no especializadas, donde no se permite la interacción, ni posibilidades para la exploración e interacción.

La conductora, una monja voluntaria, tiene un mensaje expositivo, lento y cansino. Su clima invita a la sumisión, a la obediencia y al silencio, como fiel reflejo de la época añorada por las élites actuales. Por ahora, es un establecimiento encargado de mantener una memoria de la grandeza imperial, de la Corona española y de la élite religiosa antigua y presente. Su potencial educativo podría aprovecharse mejor si el guion se acomodara a diversas audiencias, aceptara la curiosidad e invitara a la reflexión.

Un museo abierto que requiere asignación de cedulas informativas

El parque, situado frente al atrio de la iglesia, también es un museo abierto, con sus cuatro edificaciones que marcan sus límites y simbolizan el dominio y extensión de la fe cristiana dentro de aquel orden colonial: las capillas posas. Espacios que marcaban una pausa o descanso durante las procesiones, pero que también eran utilizadas para la enseñanza e instrucción de los indígenas. La antigua Capitanía General de Guatemala alcanzó la fama de atesorar el mayor número y las mejores capillas posas de todo el virreinato de la Nueva España.

Con olores y fragancias deliciosas provenientes de las delicadas flores de un árbol que también tiene que contar y enseñar, como el esquisúchil, especie milagrosa y curativa, ubicado en el centro del parque, para que los visitantes, desde este lugar, observen la panorámica y majestuosa vista de la ciudad de La Antigua, de sus volcanes y montañas.
Con poco, los visitantes podrían tomar conciencia del valor patrimonial, de su riqueza natural y cultural, si las autoridades colocaran cedulas de referencia e informativas sobre orígenes, historia, características, cualidades y funciones de estos bienes.

El níspero también tiene su museo

A pocos pasos del palacio museo, se sitúa el pintoresco Museo del Níspero, si bien es una marca de comercio para promocionar productos derivados de esa deliciosa fruta de un cálido amarillo, las familias propietarias de este negocio artesanal se esmeran por proporcionar información sobre sus campos de cultivo, el origen del fruto, propiedades medicinales y, desde luego, las demostraciones para que se degusten helados, conservas, dulces, mermeladas, infusiones y especialmente una variedad de fuertes vinos.

En la memoria colectiva de la aldea hay mágicas historias que dan cuenta de la llegada de este provechoso árbol, de origen japonés, que desde hace unos 80 años se fue arraigando paulatinamente en San Juan del Obispo, hasta convertirse actualmente en la principal fuente de la producción agrícola local. Con el apoyo técnico de una organización belga a inicios del presente siglo, se impulsó el trabajo cooperativo y la diversificación de productos derivados de esta carnosa y dulce fruta para convertirla en el símbolo de esta aldea.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s