Ante los riesgos que representa un Ministerio de Cultura aliándose con el turismo

Escribe
Carlos René García Escobar +
Publicado en:
TELURIA CULTURAL
gAZeta, Guatemala, C. A.

En el amplio, histórico y continuo proceso de nutrición cultural que se produce en sociedades, sobre todo multiculturales como la guatemalteca, podemos aventurar como premisa sine qua non la existencia de una relación signada por la curiosidad, primero, y luego, por la adscripción o rechazo entre unos y otros componentes de esa sociedad. Con lo que se produjo paulatinamente la conciencia de ser, de existir.

Se trata de la sociedad, como se produjeron todas, en la que existe una relación estrecha, integradora y excluyente a la vez, entre un Yo y un Otro, concepción de sí mismos que proviene de ambos polos indistintamente y, a través de un proceso histórico determinado por los sectores hegemónicos de todas las épocas, por medio de diversos lenguajes y discursos que orientan las distintas posiciones de las culturas.

La interculturalidad no es, en este sentido, la simple relación entre las diferentes culturas que contiene el mundo o cierta sociedad. La interculturalidad es esencialmente social e histórica. Es decir, una cultura es lo que es a partir de otras culturas, especialmente las del pasado. Su relación con aquellas está en su posicionamiento como legado de aquellas. En las dinámicas de su proceso de desarrollo continuamente se remite a ellas que, en cuanto más antiguas, más concretas.

Las culturas de hoy mantienen imprescindiblemente un diálogo con discursos ajenos de culturas ajenas en el tiempo y el espacio de las que provienen de uno u otro modo. La interculturalidad es una relación dialógica, como propone Mijaíl Bajtín, entre culturas actuales y culturas pasadas o antiguas que implica «el encuentro de dos sujetos, de dos autores, el encuentro de dos textos, del que ya está dado y del que se está creando como una reacción al primero». Se trata de una relación entre conciencias por las que la conciencia de una es la de la otra y viceversa. Más que dos alteridades, que en sí lo son, son complementarias una de la otra.

Desde que se concibe el ser humano como esencialmente un ser social, se sabe que las relaciones humanas, culturales, conforman una red que configura un tejido social de relaciones concretas y posicionales. Son campos dialógicos que Pierre Bourdieu define como «una red, o una configuración de relaciones objetivas entre posiciones». Una red de relaciones de afinidades, antipatías, alianzas y luchas, como parte de su vida en sociedad, que, en gran medida hereda y reproduce como un habitus, pero que también cambia como resultado de la historia.

De manera que toda cultura navega entre las demás culturas nutriéndose de todas y entre todas. El concepto de interculturalidad reside, sí, en esta relación, pero sobre todo en el usufructo válido del legado cultural que le otorga el proceso histórico de la humanidad.

Ahora bien, para quienes hemos trabajado como antropólogos socioculturales (que no culturalistas), en el sentido de rescatar las culturas para conocerlas mejor, no nos cabe la menor duda que un solo concepto acude a nuestra memoria para responder a cualquier pregunta sobre el quehacer de nosotros los cientistas sociales de la cultura: el rescate y la preservación de las autenticidades frente a los ineludibles cambios que produce la posmodernidad en el presente siglo.

Sabidos de la permanente (y equivocada) sensación de que todo se está acabando en nuestro país, nos hemos dado a la tarea de investigar científicamente lo que existe auténticamente en materia de cultura para defenderla frente a las intrusiones del turismo depredador en la mayoría de sus facetas. De esa cuenta hemos logrado rescatar, en aras de acumular su conocimiento en nuestros archivos y publicaciones, acervos contenidos en instituciones como el Centro de Estudios Folklóricos –Cefol– y el Aporte para la Descentralización Cultural en Guatemala –Adesca–. Es así como se posee, desde hace unos sesenta años, bancos de datos referentes a la Oralidad de los pueblos guatemaltecos relacionados con las danzas, la música, las artesanías, la pintura, las letras –en su sentido de oralidad–, la medicina, la gastronomía, todo ello en sus expresiones más tradicionales y populares.

Nos hemos dedicado al fomento y divulgación de los resultados de nuestras investigaciones, logrando que nuestras publicaciones vayan a las bibliotecas y centros de documentación, especialmente a las personas, hombres y mujeres del pueblo por recónditos que sean los lugares donde residen, porque a ellos nos debemos particular y esencialmente, en su calidad de informantes claves de la producción de conocimiento científico antropológico, sin aprovecharnos jamás de su venerable concurso, ni para beneficio del turismo y de los sectores de la industria cultural que en nada contribuyen para el desarrollo educativo, económico y saludable a estas comunidades cuya precariedad nadie ha resuelto hasta ahora.

Los riesgos que, siempre, han consistido en las apropiaciones indebidas que los sectores hegemónicos y turísticos nacionales y extranjeros perpetran con las tradiciones más conspicuas de los guatemaltecos, ahora aparecen de nuevo cuando nuevas autoridades del Ministerio de Cultura pretenden aliarse con esos sectores para dizque desarrollar las riquezas culturales de Guatemala, lo cual no es otra cosa que entregar al consumo capitalista empobrecedor de las mayorías, los profundos elementos culturales productores de identidad intercultural con nuestros pasados ancestrales. O sea, de por sí, entregar las riquezas culturales de la Guatemala profunda, como llamó a México, Guillermo Bonfil Batalla.

¿A cambio de qué? ¿De más pobreza?

 

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s