Se nos fue el año

DSCN6137.JPGEscribe
Marco Tulio Monzón
Gestor Cultural

Hace 365 días, -igual que hoy- hacíamos una lista de propósitos, soñábamos con ideales, realizaciones para el año que empezaría en algunas horas… Se fueron como si nada los doce meses, día a día, celebramos el Año Nuevo, ofrecimos nuestro trabajo a Dios, -los creyentes- vivimos nuestra Cuaresma y Semana Santa, que también se fue volando, cumplimos con nuestra tradición junto a las imágenes de nuestra devoción, y llegamos a nuestras fiestas de Corpus.

Nuestras metas laborales fueron realizándose día a día, actividad por actividad, nuestros ideales familiares también se fueron dando conforme planificamos, (tal vez no todos), pero el tiempo transcurrió.
Llegaron las fiestas patrias, las protestas necesariamente obligadas, el mes del Rosario, -La Patrona de la República-, el fiambre, y nuevamente sentimos que el año agonizaba poco a poco, dejándonos algunas satisfacciones, algunos fracazos, algunas alegrías, algunas tristezas, desalientos, duelos, nuevas vidas en la familia o los amigos, y cuando sentimos, empezamos a ver en los centros comerciales, los adornos navideños.
De nuevo la invitación a consumir, a comprar, a convertirnos en el comercial santa claus que todo lo puede, que todo lo da, si tenemos tarjeta de crédito, ahorros que nos servirán para comprar y regalar lo que no necesitamos, y finalmente llega de nuevo la navidad.
Y nos volvemos a hacer propósitos para el año nuevo, volvemos a soñar con un mundo mejor, por el cual hacemos poco o nada para hacerlo realidad, volvemos a protestar desde nuestros escondidos espacios, pero no hacemos nada por resolver los problemas que los gobiernos nos dejan a diario.
¿Qué realmente deseamos, y qué estamos dispuestos a hacer por lograrlo?
Deseamos mejores salarios, pero ¿estamos dispuestos a mejorar la calidad de nuestro trabajo?
Deseamos menos delincuencia, pero ¿estamos dispuestos a ser ejemplo y enseñar a nuestros hijos a ser honestos y éticos?
Deseamos solidaridad, pero ¿estamos dispuestos a participar en las peticiones de justicia?
Deseamos menos corrupción, pero ¿estamos dispuestos a ser legales en todo el sentido de la palabra?
Así que al desear feliz Año Nuevo, lo que espero es que nuestros propósitos y anhelos sean consecuentes con nuestra disposición a mejorar y tener la solvencia para exigir que terminen las malas prácticas sociales.
Feliz año 2019, con propósitos realizables.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s