PAZ FIRME Y DURADERA

elder moralesEscribe:
Elder Exvedi Morales Mérida
Teatrista y escritor

Imagino que hoy, 29 de diciembre, se celebrará con derroche un aniversario más de la firma “del Acuerdo de la Paz Firme y Duradera”, pero en Guatemala, el tema justicia sigue siendo una utopía por cumplir. ¡En Guatemala ser pobre es un anatema!

Las autoridades han creído que con pulcros discursos o levantando monumentos a los caídos se van a cicatrizar las heridas. Pero no, porque el dolor que sufre un familiar y amigo no tiene límites.

Han transcurrido muchos años y el tiempo ha sido insuficiente para sanar las heridas que abrió la guerra. Quizá se logre cuando se haga justicia… Y lo digo yo, que tuve el infortunio de vivir la guerra interna, pues mi padre fue asesinado en su despacho el jueves 21 de mayo de 1981, cuando fungía como alcalde municipal; asimismo, los esposos de dos tías, quienes fueron torturados y eliminados físicamente. También otro tío. Y… ¡larga es la lista!

Los que salimos afectados durante la larga noche de la guerra no podemos quedarnos callados porque siguen las humillaciones, entre ellas, las que nos ha dado siempre la Comisión Nacional de Resarcimiento, pues nunca cumplen con sus promesas, y somos tan solo un botín para los politiqueros. ¡No somos objetos sino sujetos! Enriendándolo de una vez por todas.

Pero más terrible es para aquellos que aún no le han dado cristiana sepultura a sus seres queridos. Qué terrible es vivir con tantas interrogantes sin tener la certeza de que alguien nos dé las respuestas satisfactorias. ¿Dónde están? ¿Quién los mató y enterró sin decir dónde?

Los horrores de la guerra sucia no nos dejan vivir en paz. El más damnificado del conflicto armado, puesto que no fue el Ejército ni los diversos grupos insurgentes, sino el pueblo civil quien sufrió las crudas y catastróficas consecuencias de la guerra interna, exige justicia; que se le dé cristiana sepultura a los que aún no aparecen, que el resarcimiento se haga efectivo, que dejen de vernos como objetos.

¿Cuál es el camino para hacer justicia sobre los crímenes de lesa humanidad y genocidio cometidos durante el conflicto armado?

Los que siempre han creído que no vale la pena rascar las viejas cicatrices, ni quitar las costras porque entonces la herida que ya estaba seca, sangra de nuevo, y eso es lo que menos necesitamos, están equivocados porque no vivieron en carne propia tanta injusticia.

Muchos saben que el enfrentamiento armado causó muerte y destrucción, pero la gravedad de los reiterados atropellos que sufrió el pueblo todavía no ha sido asumida por la conciencia nacional. ¿Hasta cuándo?

No cabe duda de que, aunque doloroso, el narrar nuestra historia, es un paso indispensable para que esta sociedad inicie el largo proceso de sanar.

Aprovecho pues, este espacio para exigirle a voz en cuello al Estado para cumplir sus deberes de garantizar a los habitantes de la República la vida, la libertad, la justicia, la seguridad, la paz y el desarrollo integral de la persona.

Santa Ana Huista, Huehuetenango, Guatemala.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s