El Rezado de Concepción de San Francisco. 8 de diciembre de 1840   -2 de 2-

catedral-2

Anda de la Inmaculada Concepción en el interior de la Catedral. Foto de principios del siglo XX. (Foto: Hemeroteca PL)

John Lloyd Stephens
Compartido por
Miguel Álvarez Arévalo
Cronista de la Ciudad de Guatemala

Después otro ángel con una nube de seda arriba de la cabeza; y en seguida el gran objeto de veneración, la Virgen de La Concepción, sobre unas pequeñas andas, ricamente decoradas con oro y plata y flores en profusión, protegida por un hermoso palio de seda, sostenido en alto con cuatro doradas pértigas.

Seguían los sacerdotes con sus más ricas vestiduras uno de ellos bajo un palio de seda, (…).. Todo el conjunto terminaba con un grupo de diablos (…), encabezaba la procesión, compuesto como de quinientos soldados de Carrera, como lacayos y con la cabeza muy erguida. (…) Al final de la calle (Real) la procesión hizo alto en la encrucijada, y la imagen de la Virgen fue retirada de las andas y colocada sobre el altar, (realizados por el Ayuntamiento).

Los sacerdotes arrodillándose rezaron ante ella, y toda la concurrencia también se arrodilló. Yo estaba en la esquina cerca del altar, que dominaba una vista de las cuatro calle, y levantándome un poco sobre una rodilla, pude ver en todas las calles una densa masa de figuras arrodilladas, ricos y pobres, mujeres hermosas e indios de estúpida apariencia; banderolas y cortinas agitándose en los balcones de las ventanas, y las figuras de los ángeles con su ligero ropaje de gasas que parecía flotar en el aire; mientras el estrepitoso canto (Salve Regina) de la multitud robustecido por el profundo coro de la voz de los soldados .

La Virgen fue colocada de nuevo en su trono, y la procesión siguió su movimiento. En el altar próximo di la vuelta por un lado y fui a la plazuela frente a la iglesia de San Francisco, lugar señalado para el gran final de los honores a la Virgen: ¡la exhibición de los fuegos artificiales!

Ya anochecía cuando la procesión entró al principio de la calle que conduce a la plaza. (Plaza de los Remedios) Fue aproximándose con un ruidoso canto, no viéndose a lo lejos más que una gran procesión de velas encendidas, que alumbraban la calle como si fuera el día. Los diablos iban todavía a la cabeza y su llegada a la plaza fue anunciada por una carga de cohetes. En pocos minutos la primera pieza de los fuegos artificiales fue exhibida desde la balaustrada de la iglesia; las imágenes sobre el techo se iluminaron con el resplandor y, aunque no edificada expresamente para tal propósito, la iglesia correspondió dignamente a la exhibición. (el templo estaba en construcción, el edificio contiguo se usaba como provisional)concepcion-antigua

El siguiente número se verificó en el piso de la plaza: era una diversión característica del pueblo y tan favorita en la exhibición de fuegos de artificio como los diablos en las procesiones religiosas, llamada los toros, (toritos) y se componía de una armazón forrada de cartón fuerte en forma de toro, y cubierta por encima con fuegos artificiales; dentro de esta figura un hombre metía la cabeza y los hombros y con solo las piernas visibles, se abalanzaba sobre lo más denso de la multitud arrojando a todas partes torrentes de fuego.

Yo estaba parado con un grupo de damas y varios miembros de la Asamblea Constituyente, y estos hablaban de una invasión de tropas de Quezaltenango y de la salida de Carrera a repelerlas. Cuando los toros vinieron hacia nosotros, retrocedimos hasta más no poder; las damas gritaron, y nosotros valientemente volvimos las espaldas agachando las cabezas para defenderlas de la lluvia de fuego.

Todos decían que esto era peligroso, pero así era la costumbre. Hubo más alegría y jovialidad de la que yo nunca había visto en Guatemala y me quede triste cuando terminó el espectáculo.

Stephens, John Lloyd Incidentes de viaje en Centroamérica, Chiapas y Yucatán San José, Costa Rica: Editorial Universitaria Centroamericana, 1971. Segunda Edición. Traducción de Benjamin Mazariego Santizo. Colección Viajeros 3.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s