El Rezado de Concepción de San Francisco. 8 de diciembre de 1840   -1 de 2-

Resultado de imagen para El Rezado de Concepción de San Francisco. 8 de diciembre de 1840John Lloyd Stephens
Compartido por
Miguel Álvarez Arévalo
Cronista de la Ciudad de Guatemala

“Por la tarde tuvo lugar la procesión en honor a la Virgen. Aunque Guatemala estaba triste, y por las convulsiones de la época, privada de toda clase de alegrías, las procesiones religiosas eran, como siempre, y habría sido evidencia de un estado moribundo el descuidarlas. Todas las calles por las cuales debía pasar la procesión estaban regadas con hojas de pino, y a través de ellas se levantaron arcos adornados con siempreverde y flores;

Los grandes balcones de las ventanas fueron adornados con colgaduras de seda carmesí y banderolas de caprichosos dibujos. En las esquinas de las calles se colocaron altares bajo enramadas de siempreverde, tan altas como los techos de las casas, adornados con imágenes y ornamentos de plata de las iglesias, todos cubiertos de flores. Rica como lo es toda la América Central en productos naturales, el valle de Guatemala se distingue por la belleza y variedad de sus flores; y por un día los campos fueron despojados de sus vestiduras para engalanar la ciudad.

Yo he visto grandes festividades en Europa con dinero derramado a manos llenas; pero nunca nada tan sencillamente hermoso. Mi paseo por las calles antes de la procesión fue la parte más interesante del día. Todos los habitantes, con sus mejores atavíos, se encontraban allí: los hombres parados en las esquinas, y las mujeres, con negras mantillas, sentadas en largas filas a los lados, las banderas y cortinas en los balcones de las ventanas, el verdor de las calles, la profusión de flores, las vistas por en medio de los arcos, y la sencillez de costumbres que permite a las damas de primera categoría mezclarse libremente con la muchedumbre y sentarse en las calles, formaban un cuadro de belleza que aún hoy suaviza la impresión de estolidez que Guatemala dejo grabada en mi memoria.

La imagen puede contener: nubes, cielo y texto

La procesión para la cual se hicieron estos hermosos preparativos venia encabeza por un solo indio, (…), con la cabeza cubierta y bamboleándose bajo el peso de un enorme tamborón, que llevaba sobre sus espaldas, y que parecía tan antiguo como la conquista, c(…)le seguía otro indio que con una pesada baqueta tocaba de cuando en cuando el viejo tamborón. En seguida venia otro indio con un enorme pito, que correspondía por su aspecto venerable con el tambor, y con el cual, de tiempo en tiempo lanzaba un sonido violento y en seguida, miraba en derredor con un aire de cómica satisfacción esperando el aplauso. Inmediatamente seguía un pequeño muchacho de diez años de edad con sombrero de tres picos, botas arriba de las rodillas, una espada desenvainada, y la máscara de un horrible africano.

Dirigía a unos veinte o treinta individuos no sin razón llamados los diablos, todos ellos con máscaras, y con y fantástico vestido, algunos con pitos de caña y otros chocando palillos entre sí; y los principales actores eran dos, con sombreros europeos de anchas alas, batas de cuello alto, cinturas en el pecho, grandes botas y cada quién con una guitarra, danzando y bailando un fandango de vez en cuando. (…)

En seguida venían cuatro hermosos muchachos, de seis a ocho años de edad, vestidos con túnicas blancas, panalettes y velos de gasa blanca, después cuatro sacerdotes jóvenes, llevando candeleros dorados con cirios encendidos; y a continuación, (…)la imagen de un ángel más grande que lo natural con las alas extendidas hechas de gasa, infladas en forma de nubes, y pretendiendo aparecer como flotando en el aire, pero trajeados más a la moda de este mundo, con la túnica algo corta, y las ataderas a las medias de listón rosada.

Luego, conducida en hombros como la anterior, más grande que lo natural la imagen de Judith con la espada desnuda en una mano y en la otra la sangrienta cabeza de Holofernes.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s