El Gucumatz en persona: libro documental de Luis Díaz -3 de 4-

LUIS DÌASEscribe:
Carlos René García Escobar
Revista Cultural IDELA
Abril-mayo 2017

Según mi criterio, otra gran obra consagra a Luis Díaz: el trabajo titulado Atitlán Guatemala (1979, Galería El Túnel) que cubre las cuatro paredes de un ambiente y qué mejor que citar al mismo artista, quien nos dice en tono profético en su presentación:“Esta obra quiere ser un homenaje a la naturaleza: al suelo y al hombre de mi país. Con ella mi trabajo parece haber tomado un rumbo distinto. Ya no le encuentro sentido a plantear de la misma manera el tema de la violencia, que al espectador y a mí nos toca tan de cerca y cotidianamente, como contra partida de esa violencia, como reacción frente a sus cruentos resultados, busco aproximar al público a la vida y no a la muerte, a la afirmación y no a la negación, a lo intemporal y no a lo efímero, por eso escogí Atitlán.

Sin embargo en la medida en que iba avanzando en mi obra, descubrí que el lago Atitlán se me revelaba cada vez más como una superficie gris metálica, como un mundo estéril, deshabitado, y me di cuenta, poco a poco, que también contra Atitlán –corazón de mi tierra– se viene ensañando la violencia: la locura de la industria, el monstruo de la contaminación. Quizás por ello mi trabajo, realizado con desechos de materiales utilizados en las artes gráficas, se torne una advertencia y, ojalá oportuna alerta.

Debo agregar, antes de concluir, que esta obra lleva implícita la pretensión de un necesario retorno a la naturaleza, de un llamado al orden natural que supone la obediencia de sus leyes. Sólo me resta contar que con este trabajo cumplo con una vieja promesa: un artista guatemalteco me pidió alguna vez que le hiciera una escultura sin volumen, y recuerdo que le respondí que prefería hacerle un lago sin agua…”

Un tercer trabajo de dimensiones colosales, igual que los dos anteriores aquí citados, entre otros de la misma calidad como GuateBalas, ganador del primer premio en la bienal del CSUCA en Costa Rica en 1971, es el Arte de Resistencia. Como dijo Cortázar, “De todos los fuegos, el fuego”. Esta es una exposición del fuego; pero no en su condición de elemento destructor, sino en la de inspirador de ideas y de purificación.

Son fuego las expresiones más genuinas de los campesinos en todas las culturas cuando estas refieren a sus necesidades de sobrevivencia directa. Luis Díaz las expresa por medio de ese fuego: “nosotros queremos justicia – nosotros queremos maíz – nosotros queremos frijol – nosotros queremos tierra – nosotros queremos paz”. Aquí se resume una buena parte de la realidad nacional; y no estamos hablando de un arte panfletario, es sencillamente la interpretación abstracta de algo tan ingente que la sociedad guatemalteca y su Gobierno no ha podido resolver hasta hoy. Todo ello lo encontramos plasmado en sus ahora innumerables exposiciones pictóricas, esculturales y arquitectónicas, enmarcadas en el afán de mostrar la realidad nacional histórica, ancestral y contemporánea, en el marco de lo conceptual y no en lo figurativo como lo hicieron, hacían y hacen los/as artistas guatemaltecos/as de tiempos antiguos y contemporáneos. He ahí su ser diferente de su entorno contemporáneo por el que se ganó cierta animadversión con la cual obtuvo también el reconocimiento de la crítica intelectual.

De ahí que su obra se ha reconocido internacionalmente más que en los ámbitos nacionales, aunque, luego de cuarenta años de lucha tenaz por conseguirlo, actualmente, a Luis Díaz ya se le considera de los eximios artistas guatemaltecos de finales del siglo XX y principios del XXI. Y es que Luis Díaz no se ha desentendido de su realidad nacional. En su soledad artística, la ha interpretado y reinterpretado dignificando, en sus productos artístico-conceptuales, el crudo devenir de los/as guatemaltecos/as, manifiesto en una objetividad política rigurosa, degradante y violenta en extremos inhumanos.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s