¿Qué papel juega la emoción en el Arte? -1 de 2-

walter petterEscribe
Walter Peter Brenner
Tomado de:
República.gt

En el artículo anterior analicé cómo, por qué y para qué se concreta una imagen en el arte y profundicé en el concepto y función de la psico-epistemología en el arte objetivista. En este explico, a manera de conclusión de la ampliación explicativa de la definición objetiva de arte, cuál es el fin último, tanto de una creación, como la de una apreciación artística.

Cuando un artista crea, éste expresa una visión general de sí mismo con la existencia y cuando el espectador aprecia, éste se emociona de manera universal, identificándose con esa visión. El artista expresa un sentido de vida y el espectador se identifica (o no) con un sentido de vida. El artista personifica y concreta ese sentido de vida que posee, esa emoción universal que comunica y el cuerpo del espectador funciona como un filtro, como lo ejemplificaba Aristóteles; su catarsis, como el efecto purificador y liberador que provocaba la tragedia griega en los espectadores y los hacía pasar por una experiencia existencial profunda.

Para este gigante de la filosofía hubo dos causas que originaron la poesía y el arte en general, la primera fue la imitación como él llamaba a la recreación a través de una imagen de lo que es, de lo que puede ser y de los que debería de ser; y la segunda causa, que es la que más nos compete aquí para apoyar la tesis objetivista, fue el placer, el placer que la imitación provocaba por la adquisición y confirmación e identificación con el nuevo conocimiento, como lo explica en el capítulo IV de su Poética.

Antes de profundizar más en la emoción particular que siente el hombre al crear y disfrutar del arte, debo ahondar en el concepto de sentido de vida. Para Ayn Rand un sentido de vida es un equivalente pre-conceptual de la metafísica, un entendimiento subconsciente integrado y emocional del hombre con su existencia, que muchas veces desarrolla antes de haber razonado de manera consciente y conceptual sobre sus juicios de valor metafísicos, es decir, sobre su base ética. Para la filósofa este mecanismo subconsciente integra sus conclusiones, reacciones y o evasiones en un total emocional generando una respuesta automática al mundo que rodea al individuo.

Es una sensación generalizada, es una emoción universal constante, la cual envuelve a todas sus otras emociones y la base de todas sus experiencias. A esto última llama ella sentido de vida. Pero tener una filosofía no es lo mismo que tener un sentido de vida y la diferencia es esencial para comprender qué es lo que recrea, lo que imita a manera de una imagen en la obra de arte.

“Para vivir, el hombre debe actuar; para actuar, debe elegir opciones; para elegir opciones, debe definir un código de valores; para definir un código de valores, debe saber qué es él y dónde se encuentra, o sea, debe conocer su propia naturaleza (incluyendo sus medios de aprendizaje) y la naturaleza del universo en el que actúa, es decir, necesita metafísica, epistemología, ética, lo que significa: filosofía. No puede escapar de esta necesidad; su única alternativa es si la filosofía que lo guíe será escogida por su mente o por casualidad.” Ayn Rand, Manifiesto Romántico, Sentido de vida, ps, pág. 38.

Una filosofía es un tratado y un sentido de vida es una sensación generalizada que evoca dicha filosofía a manera de emoción y es precisamente en el amor, en la amistad y en el arte donde el sentido de vida más se expresa. Las emociones básicas del hombre son las reacciones automáticas a los juicios de valores integrados en su subconsciente; son estimaciones de aquello que protege sus valores o que los pone en peligro, lo que está a favor de su vida o en contra de ella.

La emoción es un efecto, no una causa. El sentido de vida del artista es la esencia de lo que concreta él con el tema y estilo que elija, a las que hace realidad a través de una imagen personificada. Y es el observador con su propio sentido de vida, que responde a la obra de arte a través de una reacción inmediata a manera de sensación emocional, reaccionando de manera positiva, negativa o indiferente. El contemplador de la obra la aprueba, le gusta y le complace o la rechaza de manera automática. El juicio de valor involucrado, tanto para el artista creador como para el espectador es casi existencial, su estándar es lo que importa o no importa para él en la vida. Es cómo cada uno de ellos ve la vida; el artista proyecta un mundo ideal como el cree que debería ser y el admirador se identifica, valora y por ende goza y disfruta, o no se identifica, lo rechaza y le disgusta.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s