“Historia de una espiga”

Resultado de imagen de espiga de trigo

Autor:
José María Pemán
Tomado de:
Catolicidad

En áureo trigal cuyas mieses
el sol iba dorando a sus fuegos
una espiga arrogante crecía
muy cargada de hechizos y ensueños.

Y era esbelta y gallarda y muy alta,
y tan buena, que todo su anhelo
lo cifraba en crecer y adentrarse
de este modo en la gloria del cielo.

Y el Señor que sus sueños sabía,
la miraba benigno y risueño;
y sus firmes promesas le daba
de atraerla por fin a su seno.

Y la espiga soñaba y crecía
y esperando saciar sus anhelos
se pasaba las horas jugando
en el dulce columpio del viento….

Pues Señor: una tarde de estío
presentose en el campo un labriego,
y con hoz despiadada y ceñuda
fue segando el precioso elemento.

Y alarmada, ¡a mi no! Le decía
la inocente espiguita del cuento,
¡a mi no!, porque estoy destinada
para alzarme en mi tallo hasta el cielo.

Pero el hombre, tal vez distraído,
derribola de un golpe certero,
destruyendo con él su ventura
y el hermoso ideal de sus sueños.

¡Oh Señor! clamo entonces la espiga,
mira, mira, mi Dios lo que han hecho
ya no puedo llegar a tus brazos,
sálvame, sálvame, que me muero…

Y el Señor, cual si nada escuchase,
respondiole con solo el silencio….
y el labriego tomando la espiga
bajo el trillo la puso al momento.

Y el caballo arrancole con brío
y los granos de trigo crujieron…
y cual perla de sarta deshecha
por las heras rodaron deshechos.

¡Oh granitos que el cielo anhelabais!
(un sinfín de amapolas dejaron)
de que sirve haber sido tan puros
¿si a salvarnos no vino el Eterno?
Y en su angustia los pobres clamaban:
Padre Nuestro Que Estás en los Cielos.

En la cárcel oscura del saco
al molino lleváronlos luego,
y los granos dorados y hermosos
en finísimo polvo volvieron.

Y la harina llorando seguía
y al Señor duplicaba sus ruegos,
y allá arriba seguían callando…
y aquí abajo seguían moliendo…

Y ¿por qué el buen Jesús callaría?
y ¿por qué le negaban consuelo?
y ¿porque siendo pura e inocente
le dejaba en tan duro tormento?
Resultado de imagen de Hostia
Pero ved que pasó: con la harina.
una HOSTIA bellísima hicieron
y era tibia cual brisa de mayo
…y era blanca cual luna de enero….

Su belleza brilló sobre el ARA
y las nubes al verla se abrieron
y Dios mismo y su Gloria bajaron
y en la HOSTIA feliz se FUNDIERON

y así, en tierno coloquio de amores,
a la ESPIGA le dijo EL CORDERO
Yo anhelaba tenerte en mi Gloria
y estos brazos brindarte por lecho;

pero escucha mi bien, a mis brazos,
solo puede llegarse sufriendo.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s