Recordando a Papá

papiEscribe
Marco Tulio Monzón

Recuerdo cuando era niño.  Tenía tal vez siete años, ocho lo más.  Papá en ese entonces parece que decidió marcharse.  Salió de casa, pero las cosas no salieron como él había pensado.  Sin duda un ángel en el camino le dijo, “regresa” tienes que cuidar tu casa. Y regresó.  Cuidó la casa por más de veinte años, cual guardián en su silla de ruedas, atado a una penitencia, en aquella época en que ser limitado físico nos condenaba a la muerte en vida.

Pasaron los años, hasta que llegó el momento en que debía al fin partir.  Su misión, su penitencia, su lo que fuera, había terminado. Y entonces si se marchó.  Se despidió durante una semana, en medio del rezo, los cuidados y el amor de su familia, pues era el consentido de la familia, lógico en su estado. 

Pero regresó al cielo en donde sin duda ahora está cuidando de nosotros, de su hijo, -yo- de sus nietos a quienes nunca conoció acá.  Sin duda allá ha sonreído y disfrutado de mis triunfos y aciertos, posiblemente ha llorado con mis fracasos y errores.  Y sin duda su gran cercanía con nuestra Madre Celestial, le permitirá pedirle que ella siempre nos cuide. 

san jose

Ser padre no es fácil, cuidar a los hijos, cargarlos, llenarlos de ternura, cambiarles pañal, enseñarles a caminar, a hablar, a ser seres sociales adaptados según nuestros contratos sociales, y a ser libres, soñar, realizar sus ideales, manejar bicicleta, darles “colazos” en la moto, en el carro, apoyarlos en sus estudios, enseñarles a manejar, darles consejos, verles cambiar su personalidad, crecer, tener su pareja, que nos hagan soñar con que seremos abuelos,  en fin. Cosas que como padres podemos gozar, y que como hijos recordamos de papá.

Padre significa privilegio, padre significa responsabilidad, significa riqueza espiritual, aceptación, amor. 

Nada más triste para un padre que sepultar un hijo, pero para algunos, también son situaciones que toca vivir, que Dios dispone para ver si tenemos la disposición y aceptación de actuar de acuerdo a su voluntad, con la diferencia que no encontraremos un cordero como Abraham, sino una luz de fortaleza, aceptación y consuelo permanente.abraham

Menos mal que el día del padre aún no está tan comercializado como el día de la madre, como la semana santa comercial, la navidad o el santa Claus, porque da la oportunidad de que la felicitación que se reciba sea más sincera, menos de compromiso, más humana.

También es triste que la figura del padre se refleje socialmente más en la irresponsabilidad, en el abandono, en el machismo.  Pero esto algún día cambiará. 

Feliz día a todos los padres.  A los padres responsables y amorosos, a los padres drásticos y fríos. Y que Dios ilumine a los padres irresponsables para que comprendan y reflexiones que ser padre es un privilegio, y decidan aceptar este gozo.

Felicidades a quienes han decidido ser padres adoptivos, que su hijo lo engendraron en el corazón, y que lo aceptaron como tal, por amor.

Y HASTA EL CIELO, FELIZ DÍA PAPÁ.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s