Dieciocho segundos que parecían dieciocho siglos

kabrican

Imagen de Cabrakán. Tomada de Pinterest. Mitos pre-hispánicos. Recibida en correo personal.

Escribe:
Doctor Daniel Matul Morales
Tomado de su muro de Facebook

Seguramente, el contexto sísmico de Mesoamérica, particularmente de Guatemala, mediante la imagen del segundo hijo de Vucub Caquix, llamado Cabrakán, con maestría literaria, ocupa lugar central en la mitología del Popol Vuh. Este titán exclamaba siempre: “Yo derribo las montañas (1). . .” Miguel Ángel Asturias, en la hermosísima obra leyendas de Guatemala, vuelve a la figura de Cabrakán de la manera siguiente: . .“Cabrakán, montaña capacitada para trochar una selva entre sus brazos y levantar una ciudad entre sus hombros (2). . .” Casi en la misma dirección Augusto Monterroso en uno de sus proverbiales cuentos se refiere al fenómeno sísmico en pequeña narrativa, así:

“Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios. Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía. La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio. Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de fe (3)”.

La madrugada del reciente 14 de junio, exactamente a la una con veintinueve minutos, en medio de profundo sueño, a lo lejos percibí el hamaqueo de otro evento sísmico de los muchos que he sentido en la trayectoria de mi existencia, en fracción de segundos cobre conciencia de que estaba en marcha desmesurado “temblor” . Inmediatamente, mientras en la oscuridad buscando ropa y zapatos para ponerme en pie, surgieron en la mente infinidad de ideas, cuatro básicas rescato para esta entrega: otra vez abuelo Cabrakán has alzado hasta tus hombros a la eterna Xelajú. ¡No puede ser¡ dije para mí: ¡hemos recuperado la fe, porque la fe mueve montañas¡. Iba a vocear ¡Tiembla! Cuando la amada familia me preguntaba ¿Estas bien? Angustiosamente respondí estoy bien. . Ya está pasando. . . ya está pasando. . . decía para calmar desasosiegos de una zozobra que alcanzó dieciocho segundos. Dieciocho segundos que parecían dieciocho siglos.

1.- Popol Vuh. Las Antiguas Historias del Quiché. Traducción de Adrián Recinos. Fondo de Cultura Económica. México. 1952.
2.- Leyendas de Guatemala. Miguel Ángel Asturias. Colección Biblioteca Básica Salvat. España. 1971
3.- Cd. Con la voz de Augusto Monterroso. 1995.
Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s