EL ABUELO CÓSMICO

La imagen puede contener: cielo, planta, árbol, crepúsculo, exterior, naturaleza y agua

Imagen Google. HD fondo Naturaleza y Paisajes categoría gratis.

Escribe:
Doctor Daniel Matul Morales
Muro Facebook

En la trayectoria dinámica de nuestra especie, desde su surgimiento, la maravillosa correlación entre naturaleza y cultura, ha motivado el espíritu y el corazón de las diversas civilizaciones. Todas han sido cautivadas por la fascinante estrella que ocupa el centro de nuestro sistema planetario.

El abuelo sol, afectivo y resplandeciente constituye manantial de vida para todo el planeta. Diversos monumentos, templos y observatorios antiguos y modernos dan testimonio de respeto, admiración y reverencia. Nació hace 5 mil millones de años, generaciones de generaciones durante 4,600 millones de años, que es la edad de la Madre Tierra, hemos nacido recibiendo su augusta fraternidad, aunque ya nos hemos olvidado de su comienzo y trascendencia en nuestras vidas.

Se le reconoce como abuelo cósmico, porque ha sido su esplendor vital el que dio origen a los nueve planetas que conforman nuestro sistema estelar. Los privilegios que en la tierra percibimos de cada uno de sus rayos son íntegros, no podemos comprender la existencia sin la presencia de su personalidad. Si bien su fantástica energía inunda la vida, tampoco es inagotable. Algún día tendrá que ausentarse del universo. Mientras tanto, es nuestra responsabilidad volver al cultivo de la cultura solar, tan negada en medio del consumismo y contaminación. La catástrofe ecológica provocada por nosotros mismos, nos ha situado en condición de enemistad: ¡Qué barbaridad de Sol¡ ¡Ya no se aguanta este sol¡ No hay día que reneguemos de su presencia.

Es tormentoso reconocer que hemos sido los humanos quienes interrumpimos nuestra consanguinidad con el astro rey. Sucede que las sustancia químicas producidas a cada instante, han destrozado los ecosistemas, lo cual daña la estratósfera aniquilando de la naturaleza la capa de ozono que rodea la tierra, en protección de los seres vivos de los rayos ultravioleta. Sin embargo en Mesoamérica la visión de vida es cósmica, sus culturas en historias, mitos, leyendas y proverbios reconocen la majestad del encanto solar.

El Popol Vuh, por ejemplo, narra la historia del universo, el nacimiento del sol, el surgimiento de la naturaleza, el florecer de la humanidad, tanto que en forma metafórica registra la unidad sol-luna-humanidad: “. . .luego subieron en medio de la luz y al instante se elevaron al cielo, al uno le toco el sol (Hun Aj Pú) y al otro la luna (Ixbalanqué). . . ” Más aún, cuando alzaban sus corazones al cielo rogando por su descendencia exclamaban: “danos nuestra descendencia, nuestra sucesión, mientras camine el sol y haya claridad. . .” ¿Será posible volver a los caminos de la cultura solar? Probablemente sí, todo depende de nuestra disposición espiritual.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s