Lic. Ana María Vargas Dubón de Ortiz y la Escuela de Cristo.

mario gilbertoEscribe
Mario Gilberto González R.
Ex Cronista de la Antigua Guatemala

“Cuando llegué al lugar de los hechos, encontré a mi hijo único, tirado en el suelo. Tenía las piernas juntas. Abiertos los brazos y la cabeza, inclinada hacia el lado izquierdo. Parecía un Cristo. ¡Impresionante y dolorosa estampa para una madre!”

Así inició su agradecimiento la Lic. Ana María Vargas, a la distinción que le otorgó la Hermandad de la Consagrada Imagen del Señor Sepultado y María Santísima de la Soledad de la Escuela de Cristo, en el Día de la Madre.

Se hizo un silencio profundo. Lo rompió el suspiro de otra madre. Vestida de riguroso luto detrás del ampón en el altar mayor, relató el impacto de perder a su hijo en circunstancias misteriosas. Familias de las madres homenajeadas y vecinos,  permanecieron en silencio. A todos, impactó su relato.

Don Miguel Lizardo nos dice: ”Si fuese posible descender a las recónditas honduras del espíritu humano, en la hora cuando se hacen las grandes decisiones o cuando el dolor asesta sus más duros golpes sobre el hombre cristiano, ¡Qué de cosas reveladoras descubriríamos! Cosas que no podríamos sospechar por un solo instante.”

soledad

Nuestra Señora de la Soledad, Escuela de Cristo: Foto: Mònica Raquel Morales Pinituj

Un ambiente especial reinaba en la nave central de la Escuela de Cristo.

A pesar de visitar con frecuencia el tribunal de familia de su cargo y con mayor razón la Hermandad antigüeña, desconocíamos ese suceso. En principio, se acordó distinguirla porque en su Juzgado se ventilaban hechos relacionados con la familia y como madre trato siempre de ser ecuánime.

Cuando le entregué la invitación para que asistiera a la Misa en honor a la Madre y que ella sería homenajeada, suspendió sus labores. Su pulsación se alteró y sendas lágrimas corrieron por sus mejillas. Sorprendida me dijo: “La Virgen me invita para que vuelva con ella.” ¡Increíble!

Entre lágrimas me contó que ella era devota cargadora de la Virgen de Soledad de El Calvario y la acompañó su hijo. A raíz de su deceso trágico, se ausentó al extremo que corrían diez años de alejamiento. Y qué sorpresa que, sin esperarlo, era vuelta a llamar por la Virgen.” “Mi madre se va a poner muy contenta por este llamamiento y la distinción. “ “Voy a suspender mis labores para ir a contarle esta inesperada sorpresa,  Nos vemos el domingo.”

Junto a otras madres antigüeñas, estaba ella. Confundida de que una Hermandad que no la conocía, cumpliera un mensaje misterioso de que volviera el Viernes Santo con la Virgen de Soledad de El Calvario.

La Hermandad de la Consagrada Imagen del Señor Sepultado y María Santísima de la Soledad de la Escuela de Cristo, realizó una labor de incalculable sentimiento afectivo, al homenajear a la Madre, con una ceremonia que dejó profunda huella en el corazón de las homenajeadas, que jamás pensaron en gozar de un sincero reconocimiento.

Un acto sencillo, pero profundo en el afecto, que lamento se haya cortado.

La Lic. Ana María Vargas Dubón de Ortiz, el 17 de enero de este año emprendió el vuelo de retorno al Creador. En el seol, donde duerme coloco una rosa roja antigüeña.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s