Luis Díaz Viana: “La cultura popular es reliquia, pero también es subversiva y transformadora” -2 de 3-

Luis Díaz Viana. 1

                                                                             Luis Díaz Viana


Escribe: 

María Jesús Ruiz
Tomado de: CaoCultura

¿Cuáles serían las críticas más importantes que pueden hacerse a la manera en que se ha venido recopilando, clasificando e investigando la literatura popular?
Creo que esa concepción decimonónica y romántica de lo popular idealizando al pueblo, “construyéndolo” desde una perspectiva nacionalista y esencialista (al tiempo que ignorando a la gente real y su capacidad creativa en la práctica) ha perjudicado lo que sin duda era un gran edificio teórico y metodológico.

En ese separar lo popular-tradicional de lo vulgar aletea la sombra de Herder hablando de un pueblo-pueblo, el campesino, y despreciando al populacho vocinglero de las ciudades. Fijar la atención o más bien “depurar” una literatura popular, la tradicional, rural, oral y antigua es ignorar todo lo que la rodea, envuelve y la hace posible.

¿No cree usted que sean válidas, por tanto, las investigaciones centradas únicamente en los textos avalados por la tradición, los que delatan una cierta antigüedad?

Creo que resulta imprescindible tener en cuenta las intersecciones, las comisuras, los constantes caminos y puntos de contacto entre la llamada literatura vulgar y la consagrada como tradicional; esos planteamientos puristas y “salvamentistas” sobre lo tradicional-popular se han ido volviendo cada vez más insostenibles, porque mientras algunos pretendían mantener a toda costa la autenticidad de tales expresiones llegó la globalización que ha dejado a todo hijo de vecino con el pie cambiado. En la filología interesada por los cantos folklóricos ocurría con cierta asiduidad lo que en el derecho: se ha construido un corpus monolítico –lo salvable, conservable y aplicable- al que amenaza la mera sombra de la diversidad que queda fuera: resulta más fácil que el pueblo sea sólo una parte del pueblo, que se recoja y estudie lo que hace pero no cómo lo hace, que se descontextualice lo recopilado para poder juntar y comparar. La filología en estos ámbitos que comentamos se ha centrado en las encuestas folklóricas, pero ha despreciado en general el trabajo de campo continuado, no sea que nos fuéramos a enterar de algo que no nos interesaba, y ha profundizado en las técnicas de encuesta pero ha obviado la entrevista, recogiendo sólo datos muy escuetos de los informantes. Y es que los hechos escapaban a los métodos y la realidad podía estropear la teoría.

Usted ha acuñado la expresión “guardianes de la tradición”, ¿qué significa?

El término no está exento de leve ironía. La aproximación a la cultura popular se ha hecho desde distintas esferas y con diferentes propósitos o intereses. Por ejemplo, con una intención de mero divertimento o hobby; y, en tales casos, entre folklorismo y senderismo puede no haber –a veces– más distancia que la de la actividad que se desarrolla después de ir de lugar en lugar por el campo (pensemos en las sociedades de excursiones a las que tanto movía la curiosidad etnográfica); o desde la inspiración estética (para recrear formas del pasado o innovar con otras que pueden resultar vanguardistas). En el caso de la tradición filológica hay grandes luces y algunas sombras.  Yo puedo abrazar también, si no tanto la idea del autor-legión (en cuanto que despersonaliza a ese pueblo y le roba a menudo su rostro), sí la creencia de que el pueblo, la gente, el folk crea realmente; pero no que se mitifique al pueblo sin llegar a conocerlo, que se le idealice para ignorarlo y reducirlo a una especie de “archivo con boina”; hasta el punto de que esa receta recopiladora del folklorismo se convirtiera, con frecuencia, al ser aplicado por algunos creyentes de la fe en la tradición, en una suerte de “catecismo tradicional”, desde el  que lo más recomendable era plantearse pocas cosas respecto a los términos y conceptos que se habían venido empleando.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s