INUSITADO DESVELO INFANTIL

juego-maya

Imagen: Google

Escribe:
Dr. Daniel Matul Morales
Tomado de Facebook

Unos mil seiscientos años antes de Cristo, ambientado por el sortilegio de la selva tropical, en la costa sur de Guatemala, florecía paradisiaco lugar, cercano al maravilloso vergel Paxil y Cayalá. En cierta ocasión, entre encanto y frescura de la tarde, una pareja de hermanitos, tal vez siete u ocho años de edad, dispuso acercarse al bosque en busca de zapotes, anonas, o quizá matasanos y miel. Jugando, jugando, penetraron a la selva. De pronto divisaron un tigre en dirección de ellos. El niño dijo a la niña que de inmediato volviera al poblado a dar aviso de la situación.

Entonces, el párvulo decidió correr a manera de atraer al felino y salvar a su hermanita. Como pudo se protegió en el puro fondo de la maraña formada por la raíz de una inmensa ceiba. Por más que la fiera esforzaba sus garras para alcanzar a la criatura, era imposible. En esa desesperación se encontraba el tigre cuando la gente del poblado apareció con armaduras de caza. El carnívoro asustado, vertiginoso emprendió la retirada y en un santiamén trepo un árbol y de ahí no se movió. Amparado el niño volvió a casa, con la multitud que lo había rescatado.

Por la noche, el niño recordando la agilidad del animal, dijo a su hermanita: ¿Podremos subir ese árbol como si fuéramos el propio tigre? Claro ¡podemos¡ respondió la niña Al día siguiente así lo hicieron. Siguiendo las rasgaduras que el feroz mamífero había dejado en la corteza del árbol, ascendieron hasta la copa. Felices por la hazaña retornaron a casa. Antes de acostarse notaron que en sus manos y ropa, había impregnadas capas de sabia del árbol. Dispusieron limpiar manos y ropa. Cuando separaban la sabia ya seca, como si fueran pellejitos elásticos, entre sus dedos se formaban pequeñas esferas, las lanzaban contra la pared ¡increíble¡ rebotaban volviendo hacia ellos.daniel-matul

Entusiasmados decidieron formar una esfera más grande, arrojándola a la pared al instante volvía a sus manos. Inusitados se desvelaron jugando con la pelota. Mil seiscientos años antes de Cristo ¡Niños mayas habían descubierto el árbol de hule y la sabia para elaborar su pelota¡ En poco tiempo aquella nobiliaria localidad elaboraba pegamento, ropa impermeable, sandalias de goma elástica, además de haber popularizado en toda Mesoamérica el juego de pelota. En extremo, hoy, cada ciudad cuenta con su propio campo de juego y el recuerdo de aquellos niños pervive en el alma maya.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s