EL HONOR DE UNA MUJER (1 de 3)

giuseppe-bartolomeo-chiari-susana-y-los-viejosEscribe:
Mario Gilberto González R.
Ex Cronista de La Antigua Guatemala

Sucedió en Babilonia, en tiempos del Rey Nabucodonosor. Babilonia llegó a ser el centro cultural y religioso original de la baja Mesopotamia. Fue hasta el año 1728 a.c., que el rey Hammurabi ordenó poner por escrito las leyes consuetudinarias que regían la vida de sus habitantes y de esa forma, evitar la aplicación de las normas según el capricho, su conveniencia e intereses de los jueces, faltando a su integridad de impartir justicia.

Su principio fue “disciplinar a los malos y evitar que el fuerte oprima al débil.” El Código fue severo. Impuso la pena de muerte para castigar a los delincuentes, se resaltó la fidelidad de la mujer y el adulterio se castigó con la lapidación en público. Se aplicó la ley del talión: ojo por ojo y se le tiene como el primer código escrito de la historia.

La ciudad de Babilonia fue ciudad amurallada intramuros y es famosa por sus jardines colgantes, considerados una de las Siete Maravillas del Mundo antiguo. Fueron un regalo del rey Nabucodonosor II a su esposa Amytis en demostración de amor.

El libro del  profeta Daniel (13, 1-64) relata que “Vivía en Babilonia un hombre llamado Joaquín. Estaba casado con una mujer llamada Susana, hija de Jilquías, muy bella y temerosa de Dios; sus padres eran justos y habían educado a su hija según la Ley de Moisés. Joaquín era rico. Tenía un  jardín y una alberca junto a su casa, y los judíos acudían donde él, porque gozaba de gran estima entre todos”.

La belleza y los encantos que adornaban a Susana,  deslumbraban y despertaban la codicia en los varones que no podían reprimir su contemplación. Susana acostumbraba pasear por el jardín ante la mirada oculta de sus admiradores.

Fueron escogidos por el pueblo, dos ancianos para desempeñarse como jueces. Visitaban a menudo la casa de Joaquín y a ellos se les encargaba  ventilar cualquier pleito. Eso les permitió admirar de cerca a Susana y prendarse de ella. Así empezaron a desearla “olvidándose de mirar al Cielo y de sus justos juicios”. La pasión por Susana aumentaba sin que uno se lo comunicara al otro. Pero fue tal el fuego pasional  que les devoraba por dentro que no pudieron ocultarlo.

Olvidaron que los jueces tienen que ser íntegros, probos y justos. Los arropó la corrupción que más les importó ante su alta investidura. Se encontraron cada quien espiando a Susana cuando paseaba por el jardín y se confesaron la pasión que cada uno sentía por ella. Así urdieron un plan para sorprenderla  a  solas,  cuando tomaba el baño en  la alberca de su jardín.

Susana llegó acompañada de sus sirvientas jóvenes que llevaban el jabón y el perfume. Les ordenó que cerraran las puertas del jardín  y se retiraran, sin imaginarse que los dos jueces viejos la acechaban escondidos entre las matas.

Idos la servidumbre, los dos ancianos sorprendieron a Susana desnuda y le dijeron: “las puertas del jardín están cerradas y nadie nos ve. Nosotros estamos llenos de pasión por ti, consiente y entrégate a nosotros, si no lo haces, juraremos que un joven estaba contigo y por eso despediste a tus criadas…”

Susana se sintió indefensa ante la arremetida violenta de los dos jueces y entre gemidos exclamó: “Si consiento, es como morir; si no consiento, no me libraré de las manos de ustedes. Prefiero caer en manos de ustedes sin pecar antes que pecar delante del Señor.” Y se puso a dar de gritos para alertar a la servidumbre y lo mismo hicieron los dos jueces viejos para justificar su fechoría. Uno de ellos corrió a abrir la puerta del jardín.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s