Un viaje a través del tiempo. (Fragmento)

diasantosinocentesindex.jpgEscribe:
Elder Exvedi Morales Mérida
Teatrista y escritor
Santa Ana Huista, Huehuetenango

Por tradición, cada 28 de diciembre en Guatemala y en el resto de países de Latinoamérica, se celebra el día de los Santos Inocentes, y por eso también se hace costumbre hacer bromas entre familiares o grupos de amigos. Y, Santa Ana Huista, no es la excepción.

El Día de los Santos Inocentes se conmemora en el cristianismo por la terrible historia de la matanza de todos los niños menores de 2 años ordenada por el rey Herodes, cuando éste se quería deshacer del niño Jesús. Jesús se salvó de esta terrible matanza, gracias que José, su padre, fue prevenido por un ángel. El hecho de que Herodes vivió muchos años convencido de que Jesús había muerto, dio origen a la tradición de hacer bromas y divertirse a costa de los demás. Es a partir de entonces que el catolicismo conmemora el día de los Santos Inocentes, para recordar la terrible matanza de seres inocentes como son los niños. Aunque actualmente la manera de celebrar esta fecha es haciendo bromas y engañando a nuestros conocidos.
Otro punto muy importante en esta fecha es no prestar nada, ni dinero, ni objeto, nada, ya que la persona a que se lo presta puede quedárselos y en el caso del dinero no pagarlo, ya que la tradición dice que la gente le pida prestado con la esperanza que el que le prestó algo no recuerde la fecha y que cuando éste quiera cobrarle o pedirle de regreso lo prestado él le conteste: “Inocente palomita que te dejaste engañar”, ya que es bien sabido este día nada se puede prestar.
Por cierto, el 28 de diciembre, a eso de las seis de la tarde, tío Chema, Juan de Dios, John, Pedro Ixim y Juan Huista charlaban amenamente…
-Muchá, mucho blá blá y poco glú, glú-, protestó Juan Huista. -Tenés razón Juan Huista: mucho hablar y poco chupar- reconoció Pedro Ixim.
Y bebieron.
En ese preciso momento llegó don Diptongo, evidentemente aterrado, y gritando, dijo:
-Juan Huista, tu casa está ardiendo.
Y Juan Huista se fue más volando que corriendo. Y Pedro Ixim, quien era uña y carne con Juan Huista, se adelantó…
-Pobre Juan Huista. Y lástima que no le pueda echar la mano, porque ya tengo aguadas las canillas -, se lamentó tío Chema.
-No se achicopale tío Chema, la gente novelera que nos miraba, se fue a echarles la mano-, explicó Juan de Dios.
Al rato, Juan Huista, Pedro Ixim, y no poca gente, regresó asesando…
-No es mi casa don Diptongo la que se está chamuscando-, explicó Juan Huista.
Y don Diptongo le gritó: Inocente palomita que te dejaste engañar. Feliz día de los Santos Inocentes compa.
-Atarantado usté don Diptongo. Hoy sí me jodió-, dijo Juan Huista, campechanamente.
-Atarantado vos cuate-, respondió don Diptongo, cariñosamente.
Y siguieron bebiendo…

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s