Nacimientos ancestrales -1 de 2-

dca1

Es clásica en los nacimientos guatemaltecos, la escena familiar pastoril

Escrito por
Marco Antonio Valladares Farfán
Historiador
Revista Viernes
Diario de Centroamérica

La instalación de nacimientos fue introducida en Guatemala por los españoles, con la conquista y colonización. La base de las nuevas prácticas religiosas que este hecho histórico trajo aparejadas radica en dos momentos cruciales: la resurrección de Jesús y su nacimiento, puesto que si no hubiese nacido, no tendría caso esta religión.

No obstante, representar el “Belén” no se originó en España. En la Web, revistas, libros católicos y otros documentos se puede rastrear la noticia de la primera representación del nacimiento, realizada por San Francisco de Asís, en Greccio, Italia, la víspera de la Navidad de 1223 (Caballe, 1950). Aún más, la alusión más temprana que se conoce a la fecha de un pesebre con animales data del siglo IV, se encontró en 1877 en las catacumbas de la Basílica de San Sebastián, en Roma (Rebé, 2001), coincidentemente también en Italia.

Esto significa que las recreaciones de los sucesos que rodearon el nacimiento de Jesús, fueron una importante herramienta para apuntalar su culto. Incluso en Latinoamérica o España se utilizan las expresiones “Belén” o “Belenismo”, para referirse al “Nacimiento” y a la costumbre de confeccionarlos (Esparza, 2007). Se admiten como sinónimos “Portal” y “Misterio”, aunque en Guatemala se conocen más comúnmente como “Nacimientos”.

El lapso entre 1524 y 1543 fue convulso: guerras de conquista, erupciones volcánicas, terremotos, aludes, traslados de la ciudad, etc., prácticamente no sobrevivió alguna evidencia que indique que en el Reino de Guatemala se hicieran nacimientos, por razones que pueden resultar obvias.

Todo indica que los concilios de Trento y México, entre 1545 y 1565, de algún modo dictaron normativas para la regulación de imágenes destinadas a facilitar la evangelización, sobre todo en el Nuevo Mundo, lo que influyó en la figuración de la estampa de la natividad. Según apunta Haroldo Rodas (2002), aunque existían maestros y talleres de pintura y escultura, los templos, conventos y la Ciudad de Santiago en general, no había alcanzado su esplendor. Para la segunda mitad del siglo XVI ya existían talleres de escultura, pintores, noticias de contratos para ejecutar obras y exámenes para la acreditación de maestros. Hay que recordar que entonces esta metrópoli era el centro de irradiación cultural desde Chiapas hasta Costa Rica.

dca3

Histórico Nacimiento, belén, pesebre, portal del templo de Santa Teresa en el centro histórico

Rodas, así como Luján, Álvarez (1997) y otros historiadores concuerdan en que las primeras obras que se pueden rastrear datan de principios del siglo XVII, aunque las pinturas son un poco más tempranas, acaso porque las imágenes se tomaron de estampas y grabados que provenían del Viejo Mundo, como se ha ido vislumbrando a medida que progresa el estudio del arte pictórico colonial.

Por ejemplo, se puede citar un “tablero de pincel” de un nacimiento realizado por Juan de Liendro para un retablo del templo de San Juan Sacatepéquez, de 1605, o la pintura de Nuestra Señora de la Encarnación en su capilla de Catedral, realizada por Bartolomé Mejía en 1619 (Rodas, 2002). Berlín reporta que en la iglesia de San Juan del Obispo el retablo de la Sagrada Familia también data de 1619. La crónica de los viajes de Thomas Gage por Guatemala, entre 1625 y 1637, dan cuentas del uso de “misterios” para las celebraciones navideñas. Luis Luján menciona que para el siglo XVII ya existían esculturas de vestir de los protagonistas del nacimiento (Rodas, 1977). 

Considerando esto, es interesante notar que se recreaban otros pasajes asociados con el milagroso acontecimiento, como la Visitación, la huida a Egipto, San José y el Niño, Nuestra Señora de Belén, Santa Ana, la Virgen y el Niño, por ejemplo, pero al parecer el Nacimiento acaparó la atención de la mayoría.

En el primer cuarto del siglo XVII aparecen noticias de escultura doméstica, dato muy importante recabado del testamento de Mateo de Zúñiga, que lista misterios o nacimientos (Vidargas y Álvarez, 1997). Esto implica que había calado en la esfera familiar la costumbre de acomodar altares para la fiesta de Navidad con la evocación del pasaje, desde entonces las tallas tenían un tamaño más portátil que el de iglesias y conventos.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s