PATRONA TUTELAR DE LA CIUDAD DE SANTIAGO DE GUATEMALA

concepcion-gil

Inmaculada Concepción que se veneró en el templo de San Francisco El Grande de la ciudad de Santiago de Guatemala y hoy en el templo del mismo nombre en la ciudad de Guatemala.

Escribe:
Mario Gilberto González R.
Ex – Cronista de la ciudad de Antigua Guatemala

Esta crónica nos remonta al año de 1617. El 22 de septiembre de ese año, el Noble Ayuntamiento de la Muy Noble y Muy Leal ciudad de Santiago de Guatemala,  declaró a la Inmaculada Concepción que se veneraba en el templo de San Francisco, PATRONA TUTELAR DE LA CIUDAD. Igual distinción mereció San Nicolás Tolentino.

La declaratoria de Tutelar de la ciudad, fue porque la ciudad de Santiago y los pueblos vecinos, de pronto fueron inundados de plaga de langosta, que destruyeron la cosecha. Esta declaratoria tuvo tanta repercusión, que el 6 de octubre del mismo  año, el Presidente de la Real Audiencia, Gobernador y Capitán General del Reino de Guatemala, don  Antonio Peraza Ayala Castilla y Rojas –Conde de la Gomera-,  aprobó el juramento del Noble Ayuntamiento,  de declarar a la Inmaculada Concepción y a San Nicolás Tolentino, Patronos tutelares de la ciudad de Santiago de Guatemala.

Con ese respaldo y la devoción de sus habitantes, el Noble Ayuntamiento  pidió “que en los templos de la Concepción y San Agustín, se celebre cada año, la festividad de la Inmaculada Concepción y San Nicolás Tolentino También  solicitó al Venerable Cabido Eclesiástico la autorización de una  procesión anual. Por los  documentos de la época, se sabe que la petición fue atendida y el 8 de Diciembre de 1617, salió por primera vez en procesión la Inmaculada Concepción del templo franciscano.

Para darle la solemnidad que merecía como Patrona Tutelar de la ciudad,  participaron las autoridades reales, civiles, religiosas, docentes y numerosos vecinos. Se  aprovechó la luz solar para su lucimiento. Es necesario recalcar que en sus inicios, no hubo vísperas ni octava. Fue tiempo después.

Es oportuno hacer un paréntesis en la relación que venimos describiendo. Hay escritos con datos inexistentes o equivocados que carecen de respaldo documental que el lector acepta y después se hace imposible que descarte la mentira y acepte la verdad.  La  quema del diablo y los fogarones, es una tradición netamente de la Nueva  Guatemala de la Asunción, que nació al correr de mil ochocientos. La quema del diablo, fue una ceremonia que realizaban los frailes dominicos el último domingo del mes de octubre con el que cerraban el mes dedicado a la Virgen del Rosario.

Esa festividad se perdió al inicio de la década de 1950.  La plazuela se tornó pequeña por la gran afluencia de vecinos y los fogarones  es el siete de Diciembre a las seis de la tarde, para que la  Inmaculada Concepción, encuentre purificado  el ambiente en su día. Ese ambiente de purificación se ha cambiado por la quema del diablo.

La imagen de la Inmaculada Concepción, la trajeron los franciscanos por ser patrona de su orden, cuando la ciudad de Santiago de Guatemala, estaba asentada en el valle de Almolonga.  Al pasar la ciudad de Santiago al valle de Panchoy,  en su regia iglesia que llega hasta nuestros días después de haber sido restaurada, ocupó un lugar especial en el Altar Mayor. 

En mi libro Patronos, Abogados y Protectores  de la ciudad de Santiago de Guatemala, hago relación de lo que sucedió el 30 de agosto del año 1653 en el templo franciscano. Don José Milla en su libro Los Nazarenos, lo narra maravillosamente y don Juan Gavarrete lo ofrece así. A petición del Conde de Santiago, convocó a los caballeros de las Ordenes Militares, para que juraran a capa y espada, defender la Inmaculada Concepción de María, en una solemne ceremonia que se celebró en el templo de San Francisco. Sucedió que habiéndose adornada la iglesia con “platos y otras piezas de plata adheridas a las bóvedas con brea, el calor de las velas y de  tantas personas asistentes,  hizo que estas se aflojasen y cayeran en gran número sobre el suntuoso altar. Derribaron la imagen de Santiago y golpearon a varias. Personas…”

Otro dato importante que se debe de resaltar, es que el”17 de Julio de 1654, el Presidente, Oidores y Fiscal estando en Real Acuerdo Extraordinario, juraron defender, el misterio de la Inmaculada Concepción de María.” Lo mismo hizo el Noble Ayuntamiento y de acuerdo con el Padre Provincial de San Francisco, acordaron defender “el misterio de la Inmaculada Concepción de María.”

Lo mismo hizo el Santo Hermano Pedro. Juró defender la Pureza de María y luchar contra los que afirmaran lo contrario. El testimonio de su defensa, lo signó cada año con su propia sangre. “…y perderé mil vidas, por defender la Concepción de la Virgen María, mi Madre y Señora y cada año, por su día, firmaré con mi propia sangre- Yo Pedro de Betancur, el pecador. Año de 1655.” Para testimonio de verdad, se conserva este singular e interesante documento.

“Se dispuso que en la plazuela del templo de San Francisco, haya fiestas populares por haber sido jurado el misterio de la Inmaculada Concepción.” Tanto la declaratoria del Dogma como la Definición, fueron motivo de especiales ceremonias solemnes en las que participaron autoridades, religiosos y vecinos.

Las ceremonias en su honor, quedaron suspendidas a raíz del terremoto de Santa Marta, el 29 de Julio de 1773. El Doctor y Maestro don Juan José G. de Batres, era el Mayordomo de la Cofradía en la ciudad de Santiago de Guatemala. Por más esfuerzos que hizo, no logró recuperar el libro de elecciones de los oficiales que integraban dicha Cofradía, por lo que solicitó al Venerable Cabildo Eclesiástico, la restauración de  la Cofradía de acuerdo a la documentación que presentó. Por auto firmado por el Canónigo y Vicario General del Arzobispado, Dr. Antonio Larrazábal, se autorizó, el 18 de Noviembre de 1801 restablecer la Cofradía de la Inmaculada Concepción y el Doctor y Maestro Juan José G. de Batres, fue nuevamente nombrado Mayordomo de la Cofradía. Asimismo, las personas que debían de integrarla.

Después de un receso de veintiocho años, el 8 de Diciembre de 1801, volvió a salir en procesión, la Inmaculada Concepción –Patrona Tutelar de la ciudad de Santiago de Guatemala- que hoy se venera en el templo de San Francisco de la ciudad de Guatemala. Procesión que llega hasta nuestros días,  después de noventa y nueve años de ferviente devoción y primera procesión.

Ref. Pardo, José Joaquín. Efemérides. 1944.

 González R., Mario Gilberto. Patronos,  Abogados y Protectores de la Ciudad de Santiago de Guatemala, 1994

Ítem.  Voto de Sangre.

Ídem.  Cofradía de la Inmaculada Concepción de María. Suplemento Cultural de la Hora. Guatemala, 27 de Noviembre de 1910.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s