Agentes y Centros Culturales: Alborotadores de palabras, encuentros e ideas -2 de 3-

encuentros

Por:
Josseline Pinto
Tomado de:
 Esquisses
Compartido para la
Red Nacional de Gestores Culturales

Un lugar como un espacio en el que los sujetos comparten e intercambian palabras generativas, es decir ideas que abren a reflexiones, ideas, identidades. Un lugar donde las cosas y las personas se relacionan en diálogo, donde en comunidad se crean nuevos conceptos e imaginarios.

Un “no lugar” por el contrario, para Auge es “un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad ni como relacional ni como histórico (…) espacios que no son en sí lugares antropológicos (Auge, 2000)”, y aunque su postura se ha criticado porque aún un supermercado es un sitio cambiante dependiendo del contexto y la cultura de su entorno, su postura de “espacio de tránsito” me parece acertada para describir justo lo que los Centros Culturales no son. Pues un Centro Cultural, aunque no es un espacio de habitación, todos los seres que confluyen en él si están generando un diálogo, una reflexión y sobretodo una comunidad de pensamiento.encuentros-2

Pero seguimos hablando de cultura suponiendo en ella todo lo subjetivo del hombre. Para el teórico sociocrítico Edmond Cros, “la cultura puede ser definida –entre tantas posibles definiciones- como el espacio ideológico cuya función objetiva consiste en enraizar una colectividad en la conciencia de su propia identidad (Cros, 2003)”, con lo que se refiere a que la cultura siempre será un bien simbólico colectivo que existe precisamente porque es compartido colectivamente, porque es un intercambio. Aun así, para Cros la cultura no es solamente una idea abstracta. “Como lo recordaba Louis Althusser al referirse a la ideología, la cultura no posee existencia ideal, sólo existe a través de sus manifestaciones concretas, es decir: el lenguaje y las diversas prácticas discursivas; un conjunto de instituciones y prácticas sociales; y una particular manera de reproducirse en sujetos, conservando, sin embargo, idénticas formas en cada cultura (Cros, 2003)”. Por eso el Centro Cultural, el agente cultural, los artistas y el público son fenómenos de la cultura, no sus productores.

El encuentro

Partiendo entonces de un punto común, uno de los primeros temas que comenzaron a discutirse fue justamente la necesidad –o “innecesidad”- de que el Centro Cultural fuera un espacio físico, y es que al final el centro cultural por excelencia es el espacio público, la calle. Es allí donde se genera la cultura, la esfera pública, donde se lucha por ideales, se habla, se intercambia, se compra, se vende, se muere, se nace. Núria Ricart y Antoni Remesar en la investigación On the W@terfront de la Universidat de Barcelona, mencionan que “existe lo territorial, lo físico, equivalente al espacio público; mientras que la interacción (comunicación) se daría en el plano de la esfera pública (Barcelona, 2013)”. Así el espacio público es el centro cultural porque es la plataforma para que se desarrolle la esfera pública, el hecho cultural. Esto existe porque hay seres libres que salen a dominar el espacio y posicionarse en él, aprehenderlo, más en un contexto como el guatemalteco en el que el espacio público puede llegar a ser solo un concepto cuando la violencia, el acoso y el miedo siguen limitando la completa locomoción de sus habitantes.

Por esto, que el centro cultural se encuentre limitado a  sus paredes es el primer error, y esto no significa que todas sus actividades deben estar en la calle, sino que justamente las que no estén fuera, continúen siendo un espacio inclusivo, democrático, empoderante, donde aún se genere comunidad. Durante el evento se mencionó que el Centro Cultural debe “trabajar para el nosotros”, y no creo que pueda haber una mejor responsabilidad. encuentro-3

Sobre las características de un Centro Cultural, también se habla de esta característica híbrida, en el que el Centro Cultural exhibe arte, pero no es una galería; proyecta cine, pero no es un cine; tiene conciertos, pero no es un estadio, ¿qué es entonces? Jesús Oyamburu, director del Centro Cultural de España en Guatemala justo mencionaba esto en su discurso inaugural, y continuaba mencionando que un centro cultural, “es un espacio en construcción. Debe exhibir procesos, no resultados. Debe enfatizar el trabajo, la formación”. Y allí radica su primera labor. Una labor formativa en la que nos preguntamos, cómo afectamos nuestro entorno, qué ciudad queremos ayudar a construir, cómo formamos comunidad y sobre qué formamos a nuestro público.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s