Hacer teatro

teatro monsanto.pngPor:
Guillermo Monsanto
Siglo21
Guatemala, C. A.

En el ambiente teatral en el que me formé la arrogancia estaba completamente fuera de lugar.  Había en el sentimiento del ejercicio escénico una mística que respetaba el orden de factores entre los que la humildad era uno de los ingredientes básicos de la convivencia entre compañeros.  Entre más atorrante era el o la compañera, peores eran sus resultados sobre el escenario.  Eso, porque en su concepción de sabelotodo, eran incapaces de integrarse al resto del elenco y con ello se podían traer abajo el trabajo del resto de la compañía.  El director, que es quien nos veía, tenía la última palabra y en él se confiaba ciegamente.

Es cierto que los métodos y estilos contemporáneos han variado y que el teatro de compromiso es considerado como algo del pasado.  Como en las artes visuales, los valores y elementos formales de la composición escénica son irrelevantes y es por eso que las presentaciones muchas veces no se preocupan de requisitos como una buena dicción, o cuidar la cuarta pared; total, un par de buenos glúteos entretienen más que un mal actor.

Si se ve desde otra perspectiva ¿quién determina cuál es una buena obra de teatro o cuál no? ¿Quién es actor o no lo es?  No hay críticos de teatro en Guatemala y los productores se lanzan con campañas que obnubilan la razón de los neófitos habidos de espectáculos.  De este modo orientan o desorientan la opinión del público que muchas veces sale confundido del show y a veces hasta estafado.  Hay público con una educación particular y por ende con el gusto educado.  Incluso hay asistentes especializados en Broadway y que con su cosmopolitismo ejercen, desde las redes, su derecho de tijera.

Arrogancia, este artículo trata sobre eso.  Sobre sujetos que no son artistas y que, consentidos por especuladores del show bussines, pretenden saltarse las trancas de la seriedad y sentido de respeto que todavía se insufla en academias como la UP, ENAD, ESA o los grupos administrados por figuras que han sostenido la disciplina en la época de las vacas flacas.  La humildad es la esencia de la sensibilidad.  Se puede ser ambiciosos pero no maleducados…  Estas letras van con dedicatoria y espero que si llegan a su destino sirvan de reflexión.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s