Ah, tres tristes años…Marco Antonio Flores. In memoriam

bolo 1Compartido por:
Comunidad de Lectores
Blog Cultural
Miembros de la
Red Nacional de Gestores Culturales

Marco Antonio Flores. (23 de marzo de 1937, 26 de julio 2013). Poeta, narrador, ensayista, crítico literario y periodista; Premio nacional de Literatura “Miguel Ángel Asturias” 2006 y diversos galardones en reconocimiento a su extensa obra, la cual ha sido traducida a varios idiomas. Entre sus diversos legados literarios se encuentra la emblemática obra “Los Compañeros”, la cual cumple cuarenta años de vigencia como un parte aguas en la llamada moderna literatura guatemalteca.

Árbol Genealógico.

Sastre mi abuelo
por parte de mi padre,
sastre mi abuelo
por parte de mi madre,
sastre mi padre,
sastre mi tio,
costurera mi mamá.
Yo aquí
zurciendo, bordando, bordoneando
estos poemas en vez de trabajar
Soy un desastre.

Para hablar de un amigo.

Me parece que lo conocí mejor el día en que el perro mordió a mi hija. Ya hacía años que, con otros amigos, nos reuníamos varias veces a la semana para hablar de lo que nos interesaba, que era escribir. Lo que empezaba como una discusión inteligente, podía degenerar en enfrentamiento cerrado, recuento pormenorizado de las costillas de alguien, o continuar por las aguas tranquilas de una conversación más o menos ordenada; pero tengo que reconocer que esto último sucedía muy raras veces. Lo único que puede alegarse en nuestro descargo, es que éramos muy jóvenes y, por lo tanto, la pasión era el combustible de nuestras vidas. Él era el mayor de todos y tenía a sus espaldas una serie de experiencias que nosotros no poseíamos. Además, y eso es algo que no ha perdido con los años, era seductor. Podíamos estar de acuerdo o no con lo que decía, pero nos gustaba escucharlo, aunque tendiera hacía un autoritarismo que en ese momento no nos parecía mal. En todo caso, la noche avanzaba provechosamente; a lo largo de los años coleccionamos una serie de experiencias de las que querré hablar en otra ocasión. Ahora, lo que me interesa es relatarlo.

A mí no me ponía mayor atención. Yo era, a sus ojos, la esposa del pintor y en realidad él era amigo del pintor. Para la mayoría yo era ese apéndice que el pintor se empeñaba en llevar a las reuniones nocturnas. Me toleraban. Y cuando fueron bajando la guardia, algunos se fueron convirtiendo en amigos –incluso él, tan machista, tan perdonavidas, tan dueño del mundo- con una amistad que ha desafiado el paso de los años y la diversidad de maneras de ver el mundo.

Una noche, en casa, la discusión se vio interrumpida por los gritos de mi hija, que entró a la sala con sangre en la cara. Era muy pequeña y yo quedé congelada del susto. El Bolo se apresuró a levantarse; había sufrido una transformación asombrosa. Segundos antes, con el vaso en la mano, parecía querer aplastar al contrincante con todos los recursos verbales que tenía a la mano. Ahora era un ser amable, que le limpiaba el rostro a mi hija y averiguaba delicadamente lo que había sucedido. En todo el mundo no existían para él, en ese momento, ni literatura, ni política, sólo la niña a quien le estaba secando las lágrimas. Sonreía con gran ternura, le dedico tiempo para tranquilizarla y averiguar lo que tenía y me la entregó asegurándome que no era nada, apenas un rasguño, aconsejándome consultar con el médico y calmarme. Algunas veces le he recordado este pasaje y se aclara la garganta, pone gesto feroz y me dice que no recuerda nada.

Cuando el pintor y yo nos separamos, los amigos continuaron llegando a la casa. Yo había publicado un libro y quienes me querían bien me llevaban libros de sus autores favoritos. El Bolo, que en su casa tenía los libros bajo llave, para que no fueran a pegársele a nadie, se apareció una tarde con un libro de poemas. Yo estaba en un periodo de rechazo hacía todo y se lo devolví después de hojearlo, diciendo que no me llamaba la atención. No importa, me dijo con suavidad, te lo dejo y míralo después. Y si no te gusta todavía, no importa, hay libros que le dicen a uno nada en un tiempo y que después adquieren significado. Comencé a fijarme que debajo de todo el sturm und drang había otra serie de complejas facetas que también describían al Bolo con propiedad.

Para entonces yo ya había leído el manuscrito de su novela, un grueso original que me entregó como al descuido, para que lo leyera y le diera mi opinión. Me encantó y se lo dije. La obra iba a seguir un camino lleno de obstáculos, pero constituye un hito en la historia de la literatura guatemalteca.

Ha vivido una vida como le ha dado la gana, conservando una fidelidad hacia sí mismo que muy pocas gentes poseen. Siente un amor profundo por sus hijas, que aunque se parecen a él, son preciosas, y creo que últimamente se ha dado cuenta de que la relación que tiene con su mujer es una de las cosas más importantes y sólidas que posee en el mundo.

A veces me cae mal por mal hablado, porque actúa con el hígado y por otras cosas. Pero es que para haber vivido todo lo que ha vivido no le ha quedado otro remedio que defenderse, dicho con toda precisión, de los más violentos ataques. Nos vemos poco y hablamos menos, ahora. Pero con un amigo, la mayoría de las veces uno no necesita hablar.

Ana María Rodas.

Tomado del prologo del libro Pan pa´mi matate de Marco Antonio Flores, Editorial Oscar De León Palacios, Guatemala,1era. edición, recopilación columnas periodísticas, Guatemala, agosto 1995. 

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s