Soy una travestida cultural

brendaPor:
Brenda Lara Markus
Actriz de teatro, cine y televisión
Miembro de la
Red Nacional de Gestores Culturales

Soy guatemalteca, tengo apellido judío alemán, en mi infancia usé tenis Reebook, como tacos, chaomein, paella, sushi… me gusta la ópera y soy cristiana aunque me encanta el budismo y el induísmo, además la Ayahuasca ha sido mi maestra. Me gusta el belly dance y además admiro al Ché. Crecí escuchando The Police, Timbiriche, Yanny, Soda Stereo, Guns’n Roses y Montley Crue y mis facciones físicas ya ni se hacia dónde jalan.

Soy heredera de un conflicto armado interno y de muchas, demasiadas guerras mundiales, donde la ideología y el racismo, la religión, el color y la forma de vida fueron los detonantes. Hablo de independencia, soberanía y busco la descolonización ¿difícil no? Bueno, en lo posible.

Hace unos tres años se intentó realizar una teleserie, fuera de quien fuera y como fuera y como no haya sido, el guion era interesantísimo. Mostraba que no existe sangre pura en este país, que nuestra colonización viene desde mismo ADN a la fuerza o no, pero inevitable.

Además mostraba un “Si el norte fuera el sur”, así como canta Arjona, compatriota amado por muchos, rechazado por otros por la “traición a su patria” y su hibridez al componer canciones. Esa visión de una Guatemala triunfalista donde los extranjeros arriesgaban la vida por venir, alcanzar todas las posibilidades de vida y realizar su Sueño guatemalteco, ese que en este lado de la dimensión “real” todos tenemos.

En fin, buscaba fortalecer la autoestima chapina mostrando realidades y una posible fantasía a realizar, pero no por eso minimizando los valores culturales, nuestras verdaderas raíces indígenas, al contrario, en ese mundo que quedó solamente en algunas escenas grabadas y en un guion, el mando del país pasaba de un ladino a un indígena, cuya hija conservaba su traje tradicional aunque físicamente evidenciaba esa mezcla inevitable. 

Además mostraba todo este embrollo de la corrupción, esos secretos a voces que todos sabemos desde hace mucho, pero que hoy vemos en un “reality” en la TV y los periódicos. Lamento tanto que no se haya realizado y lo lamentaré siempre, insisto, es una asignatura pendiente en mi vida.

Hace un año me acusaron de “disfrazarme” de líder campesina, de indígena, por una blusa (insisto, no era un güipil), pero habría sido estúpida esa intención de mi parte, mi cara jamás habría podido disfrazarla por mucha ropa tradicional que me pusiera (y que me encantaría usar como algo que me fascina, pero es bastante costosa), seamos realistas, las diferencias existen, pero sólo si las antepones, no si ves el fondo o las intenciones, el amor o un común denominador ¿se puede trasvestir un corazón? ¿Puedo como “ladina” o “mestiza” o “lastiza” tener una identidad? Aún no la tengo clara, si jalo para un lado soy “wannabe” y si intentara mi identificación para el otro soy “guerrillera, disfrazada, farsante” y lo gracioso es que los señalamientos vienen siempre de los “sin identidad”. 

Repito ¿tengo derecho a ser “alguien”? Perdón que abuse de las comillas, pero todo es incierto, nada puedo asegurar. Me declaro una travestida cultural, es la única identificación que hoy encuentro.

¿Qué busca esta sociedad o este conjunto de sociedades? ¿Hablamos de soberanía mientras en la portada de nuestros matutinos vemos las celebraciones de independencia Mr.Robbinson? ¿Estaríamos dispuestos a hacerlo también con la elección de la Rabin Ajaw en lugar de Miss Universo? ¿Conocemos todos exactamente cómo se celebra el Día de los Muertos en Guatemala o sabemos más sobre cómo lo celebran en México?

No puedo culparnos, esos medios de comunicación, esos cuatro canales con los que crecimos millones desde la generación X, las únicas ventanas al mundo que tuvo Guatemala antes del cable y el internet, nos han llenado la cabeza de cualquier cosa antes que de “nosotros”. Nos han implantado la aceptación de otros, pero a la vez no soportamos como es y elige el “otro”: el gay, el comunista, el judío, el indígena, el musulmán, cualquier otro.

Hoy cierro los ojos, invento y dibujo ese planeta que me parece más cercano, después de todo me llevo la nostalgia de un planeta que se cree avanzado, pero que lo único en lo que avanza es en destrucción, industrialización, tecnología, pero cada vez es menos humano, menos natural.
¿Alguien me sigue o nos quedamos y buscamos traspasar esta etapa de Travestismo Cultural? Porque creo que eso es, una etapa, era o período, algo que debemos reconocer para encontrarnos y por fin identificarnos.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s