El exilio, la bohemia y la actuación de Roberto Díaz Gomar -1 de 2-

gomar 3Por:
Arantxa Higueros
Reportaje
Eslly Melgarejo y Diego Silva
Guatevisión
Guatemala, C. A.

Estaba frente a decenas de personas desde un quiosco del parque central de Escuintla, donde interpretaba un papel dentro de una obra de teatro del colegio donde estudiaba, “La Niñez”. Tenía cuatro años de edad. Al año siguiente se inscribió en un concurso de canto, en la lista puso su nombre: Roberto Díaz Gomar. Su deseo por estar frente al público era mayor que su talento por cantar, y tan grande sería también su forma de actuar. Se aferró al micrófono de tal forma que evitó que lo bajaran, sin que subieran por él. El público reía de ver cómo se mantenía de forma graciosa sobre el escenario, que lo dejaron terminar.

La inquietud por la actuación y el cine nace en un local, del cual su familia era dueña, y lo alquilaban para que funcionara: El  Cinema Lux, el cine de Escuintla al cual tenía entrada libre para soñar y ser actor de películas. “Me recuerdo que las películas prohibidas las veíamos desde una persiana que había desde la fábrica de hielo, “La Polar”, que colindaba con el cine. Entonces ahí nos metíamos a ver las películas cuando no nos dejaban entrar”, recuerda.

El actor político

Años más tarde, ingresó a la Escuela de Derecho en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Rápidamente se inscribió al grupo de teatro, que era dirigido por Zoila Portillo.  Se graduó como abogado, pero ya era reconocido, dice, “por actor”, y agrega, “Realizamos una obra llamada Los Desaparecidos, que hablaba de los 28 desaparecidos que presuntamente fueron tirados en el volcán de Pacaya. Con esa obra participamos en un festival de Costa Rica, en 1971, y ganamos el premio a la mejor dirección. Pero en Guatemala no podíamos decir que estábamos haciendo una obra llamada Los Desaparecidos, fácilmente nos podrían también desaparecer. Tuvimos que cambiarle el nombre, le pusimos Cuadro de nuevas costumbres, de Leonel Méndez Dávila”, cuenta.gomar 2

Gomar, que se involucraba en un teatro cada vez más político, fue haciendo amistades que también lo hacían. El primer casting al que asistió fue para la obra “El delito, condena y ejecución de una gallina” del escritor Manuel José Arce, con quien los unió una larga amistad hasta el día de la muerte de Arce, en Francia. “Con él aprendí más a dirigir, fui su asistente de dirección en el baile de la conquista, que la trabajamos cuando el festival de teatro era en Antigua, en la época del presidente Arana y, se hicieron obras muy exitosas, en una de ellas estaba el actor Carlos Obregón”.

Una vida lejos de Guatemala, el exilio y la actuación

Los setentas, y desde el fin de la llamada primavera democrática, desde la revolución de 1944, el arte y la cultura sufrió un estancamiento productivo. Escritores, actores, estudiantes, maestros, y civiles eran perseguidos. Allí tuvo que emprender el exilio político hacia España. Todo a partir de un intento por asesinarlo, pero se equivocaron y dispararon ráfagas de balas sobre el carro donde se conducía junto a su hermano mayor, quien murió en el ataque.

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s