Don Quijote, no pudo venir a Guatemala -3 de 4-

quijote 1Por:
Mario Gilberto González R.
Ex cronista de La Antigua Guatemala
Colaborador especial de la
Red Nacional de Gestores Culturales

El brillante  libro el Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, no puede faltar en las bibliotecas de intelectuales, profesionales, maestros y personas que cultivan el hábito de la lectura.  Célebres intelectuales han hecho comentarios maravillosos. El libro don Quijote de la Mancha,  ha sido traducido a los principales idiomas del mundo. Jamás soñó Cervantes, que su libro –escrito en situaciones de  penurias- alcanzara ser considerado, un libro monumento,  importantísimo en la literatura universal.  Hay quienes lo califican como “la obra cumbre de la literatura universal” y tantos calificativos más, según el sentimiento que su lectura despierta en el lector.

Miguel de Cervantes Saavedra, fue –de siete hijos el cuarto, del hogar formado por Rodrigo de Cervantes y Leonor de Cortinas, en la ciudad de Alcalá de Henares, famosa por su Universidad.  Nació  el 27, día de San Miguel de  1547 y falleció en la ciudad de  Madrid el 23 de abril de 1616.

Su hogar –hidalgos de su tiempo-  gozó de solvencia económica. Fue a raíz que el abuelo, distinguido licenciado y miembro de la Inquisición, con esclavos y muchas prebendas,  los abandonó y se fue a Córdoba. Empezaron a vivir penurias económicas que marcaron su vida para siempre. Su sino fue pobreza  y cárcel. Para subsistir, el padre tuvo que dedicarse al oficio de barbero sangrador. Cervantes tenía cinco años de edad,  cuando les embargaron sus propiedades por no poder saldar sus deudas.

A esa edad, los padres fueron luchadores para brindarles los alimentos diarios y cubrir sus necesidades. Acosados de deudas, sus padres no tuvieron otra alternativa que abandonar Alcalá y trasladarse a la ciudad de Valladolid, donde tenía asiento la Corte Real. El cambio no fue del todo favorable porque debido a las deudas, el padre sufrió, siete meses de prisión. Miguel, aprovechó estudiar en el Colegio de los Jesuitas en Córdova  y  fue lector desde pequeño y lo mismo hicieron sus dos hermanas. Un logro poco usual en la mujer de  entonces. Se puede calificar de virtud. 

Al no lograr superar su situación económica en Valladolid y estar agobiados de deudas,  marcharon a Madrid. Las condiciones de vida fueran las mismas.  Llevado por el afán de prosperar, Miguel, partió para Sevilla que ese entonces, era una gran metrópoli y la puerta de entrada entre España y las Indias. Sevilla era una ciudad de mucha prosperidad en todos los órdenes, Funcionaban la Casa de Contratación, la aduana, la lonja, la casa de la moneda, la Audiencia y otras oficinas importantes y era la puerta por donde entraba el oro y la plata de las Indias y muchas mercancías. Miguel se vinculó con intelectuales, mercaderes, religiosos, que conocían las Indias y vecinos de pobre estofa, fue fueron personajes en sus novelas y vivió la salida de muchos vecinos rumbo a las Indias y la vuelta de otros que al retornar, era fácilmente apreciar su prosperidad económica, con que volvían.  Además, escuchó los relatos de  las oportunidades laborales y en especial,  de la riqueza de las Indias y como  superar su mala racha de vivir en la pobreza. Sevilla, fue la ciudad que emocionalmente lo vinculó con las Indias. Desempeñó el oficio de Recaudador. El banquero Simón Freidy donde estaba depositada la recaudación, huyó con el dinero. A Cervantes se le reclamaron dos millones y medio de maravedis y al serle imposible cumplir con esa deuda, fue llevado a la cárcel, donde vivió días difíciles por la calidad de las personas presas y los castigos inflingidos. Tal parece que en esas condiciones, nació la idea de escribir el quijote de la Mancha.

No pudo liberarse de la mala racha porque  vuelto a Madrid, fue arrestado y condenado a la amputación de la mano derecha, por haber herido a Antonio de Segura. Una vez en libertad,  se marchó para Italia y de inmediato se entoló en el ejército. Así participó en la batalla de Lepanto, donde un arcabuzazo lo dejó impedido de la mano izquierda y desde entonces fue conocido como el manco de Lepanto.

Con su hermano Rodrigo partieron para Nápoles. Tuvo relaciones amorosas con una joven de nombre Silema,  y fue padre de un niño al que llamaron Promontorio.

También junto con su hermano Rodrigo, embarcaron rumbo a España. En alta mar los turcos los tomaron prisiones y los enviaron a Argel. Sufrieron una prisión inhumana durante siete años. Miguel fue amenazado de azotes y de muerte. Trató de huir, pero sus intentos fracasaron y eso significó más rigor en los castigos. Una vez liberados, volvieron a Madrid. Miguel tenía entonces, treinta y tres años de edad. Al encontrarse con su familia, la situación económica seguía igual. Sin embargo, tuvo sus aventuras amorosas. Fruto de sus amores clandestinos con Ana de Villafranca, fue el advenimiento de su hija Isabel que el mismo crió. Y a los treinta y siete años de edad, contrajo matrimonio con Catalina Salazar y Palacios de escasos dieciocho años de edad. 

A pesar de la difícil situación que le tocó vivir –pobreza y cárcel- siempre escribió. Sus novelas ejemplares, los entremeses y las comedias. En Rinconete y Cordillo, recoge la vida del hampa sevillana. Se sabe que fue lcctor de Erasmo de Rotterdan, Virgilio, Séneca y Horacio. Estas lecturas y lo que vivió en persona, fue una fuente riquísima para el tema de sus novelas y demás escritos.   Miguel de Cervantes Saavedra, ve en Sevilla,  con desaliento,  cuando se embarcaban rumbo a las Indias, a frayles, monjas, mercaderes, buenos-hombres, funcionarios y autoridades y algún pícaro que se las ingenió para  burlar los controles. Y luego –tiempo después-  verlos volver con riquezas acumuladas que resolvían su situación para siempre.

Además de tener impedimento en la mano izquierda, padeció de hipopresía y diabetes que mermaron su fortaleza física. Se le recuerda como una persona sencilla, perspicaz y respetuoso de las mujeres a quienes dispensó un trato delicado.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s