Las buenas prácticas en la gestión cultural

buenas practicasPor:
Pedro Canut Ledo
Experto en Cooperación Cultural Internacional
Tomado de:
Atalaya Gestión Cultural
Para la Red Nacional de Gestores Culturales

 

Es de reciente aparición la Guía de buenas prácticas de la gestión cultural  (www.gestorcultural.org), elaborada por la Associació de Professionals de la Gestió Cultural de Catalunya para que sirva de marco de referencia a los profesionales de la gestión cultural en su quehacer diario, para, entre otras cosas, la difusión de la profesión. En la misma se apunta que se entiende por gestión cultural de calidad, el trabajo con factores de eficiencia: “contribuir a mejorar la organización y el funcionamiento de las instituciones y organizaciones culturales”, o “trabajar con criterios de flexibilidad, creatividad e innovación”.

Para un buen desempeño de las tareas del gestor cultural es cada vez más relevante el trabajo con referencias, el recurso a modelos aplicables a diferentes contextos, y la capacidad de transferir conocimientos a nuevas realidades. En definitiva, una capacidad de gestión del conocimiento propio y de la organización (sea esta pública o privada). Se estaría en este caso en la implementación de alguna de las competencias destacadas por Alfons Martinell en su estudio “La gestión cultural: singularidad profesional y perspectivas de futuro”. En el mismo destaca la importancia de la competencia del gestor cultural para diagnosticar y modelizar información para su acción profesional.

El recurso a buenas prácticas en gestión cultural, si de ellas se ha llevado a cabo una buena sistematización (y en ese sentido es clave la gestión de un programa de buenas prácticas), puede permitir el aprendizaje a partir de experiencias y del conocimiento de los otros, y su aplicación en otros contextos con la conveniente adaptación a las dimensiones oportunas.

La búsqueda de buenas prácticas en gestión cultural tiene relación con los actuales planteamientos sobre los criterios de calidad y eficiencia de las intervenciones sociales, que abarcan no sólo aspectos procedimentales y de gestión, sino también la satisfacción de las necesidades de las personas afectadas y la superación de su problemática.

¿Para qué puede servir una buena práctica a un gestor cultural?:

  • Para comprender las realidades y sus contextos y ayudar a reflexionar sobre las decisiones a tomar en cada momento.
  • Para evitar errores, y resolver dudas.
  • Para mejorar en los procesos de pensamiento y tomar las medidas más acordes a las necesidades.

En definitiva, es una forma de compartir información útil para la labor diaria de gestión.

Como apuntan Alba Colombo y David Roselló en su libro Gestión cultural. Estudios de caso, “las buenas prácticas transforman proyectos casuales en modelos estrella, capaces de generar tendencia”.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s