La cultura sin espacio es como si no existiera -2 de 2

oquendo 2Por:
Juan D. Oquendo
elPeriódico
Guatemala, C. A.

Casa abandonada: Todo comenzó con una sola pregunta: ¿por qué los guatemaltecos no podemos dialogar? A partir de esta inquietud los directores del Centro Cultural de España (CCE), la Dirección del Centro Histórico de la Municipalidad y Caja Lúdica convocaron a un conversatorio a la inversa. Cada uno tuvo un par de minutos para presentarse, y luego dejaron el diálogo abierto. De las conversaciones y temas, el que más auge tomó fue la necesidad de la cultura y el arte de tener una sede. Claro, la mayoría de asistentes al diálogo fueron gestores culturales. Esto antes de que comenzara la Semana Santa.

La segunda reunión pasó del tema del diálogo al de la búsqueda de espacios. En ese momento se unificaron los objetivos de la Municipalidad y organizaciones como Caja Lúdica, Guatecirco, Las Impertinentes, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Casas de la Cultura, teatreros, malabaristas, músicos, artistas visuales y vecinos.

El hecho pareciera un suceso de alineación planetaria que ocurre cada mil años. Pero no, es más simple que eso. Los artistas y gestores buscan un espacio que puedan costear y que les permita desarrollar sus actividades. La Municipalidad quiere recuperar las casas en abandono. Estos colectivos pueden ocuparlas, restaurarlas y los dueños conservarlas.

No es algo nuevo. Ricardo Rodríguez, de la Dirección del Centro Histórico, sabe que se hizo en 2004 con el edificio de Correos que ahora alberga al Centro Municipal de Arte y Cultura. Con la Casa Ibargüen. Con la Imprenta Sánchez y De Guise. Con la Pinacoteca de la 8a. calle. Todo ha sido un proceso.

La Municipalidad ubica las casas en abandono: aquellas que están cayéndose y que nadie cuida, a diferencia de casas deshabitadas pero que se conservan. Doscientas noventa y seis a la fecha, casi un diez por ciento de construcciones del centro. Los dueños tienen una responsabilidad y bajo esa excusa la Alcaldía les envía cartas sobre el deber de proteger el bien del cual son dueños. Luego se les amenaza con ser denunciados en el Ministerio Público. Y finalmente se hace la denuncia.

Pero ni los dueños ni la Municipalidad tienen los recursos económicos para restaurar cada casa. En ese momento es que estas organizaciones culturales juegan el papel de contrapeso. Ya se contactó a los dueños, ahora se les invita a conocer la propuesta de tres grupos teatrales que buscan un espacio para capacitación y obras. Rodríguez entiende que nadie quiere perder su propiedad o darla en usufructo por sí sola. Entonces se propone una renta simbólica que a fin de cuentas es alquiler con inquilinos, pero que darán vida a la casa.

Ya ha habido acercamientos entre estas organizaciones y propietarios. Desde aquellos que buscan un gran edificio como Caja Lúdica y Guatecirco, a artistas que necesitan una casa pequeña pero que les dará un espacio físico. La Municipalidad ha concertado los encuentros.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s