La cultura sin espacio es como si no existiera -1 de 2

oquendo 2Por:
Juan D. Oquendo
elPeriódico
Guatemala, C. A.

Colectivos artísticos, centros culturales e instituciones académicas están estableciendo diálogos para crear una política de recuperación de espacios en abandono en el Centro Histórico. La Municipalidad busca revitalizar la zona 1. Los propietarios no quieren perder sus casas. Todo parece alinearse para crear nuevos corredores culturales.

Apenas comenzaba el siglo XXI cuando el colombiano Doryan Bedoya se dejaba sorprender una noche en una calle de la zona 1. Fue su primer choque cultural. No había gente. Más bien, sí había. Pero todos encerrados en sus casas, quizá totalmente lejos y en otros espacios, a la espera de que la noche transcurriera rápido para poder salir de nuevo a trabajar y encerrarse otra vez. Pero no podía ser posible. Si en mi país, en mi ciudad, la gente camina por la calle a cualquier hora.

Ya se habían firmado los Acuerdos de Paz en Guatemala, pero la sensación de zozobra se transformó en una atmósfera underground para el arte que venía gestándose en la generación de posguerra. Por ahí estuvo el proyecto Casa Bizarra ­–esa especie de café literario y galería– pero la plata no alcanzó y tuvieron que salir a las calles. Luego vinieron los festivales de Arte Urbano, rock, poesía y performance. Hasta que en 2000 se dio el Festival Octubre Azul abriendo las puertas al arte contemporáneo guatemalteco. Y aun así, Doryan no miraba gente en las calles. Hay que cambiar esto.

Buscando y buscando, el gestor cultural Doryan y el proyecto Caja Lúdica –junto con grupos como Rayuela Teatro, Luciérnaga, b-boys y circo– se toparon con el antiguo Palacio de Correos. Antiguo porque estaba en ruinas, con máquinas, bicicletas, telegramas y cartas y encomiendas empapadas en polvo que nunca llegaron a su destino, tiradas atrás del espacio que alquilaba la empresa canadiense El Correo.

Así que fueron a la Municipalidad y hablaron con el arquitecto Menéndez, a quien informaron que ellos realizaban sus actividades en sitios comunitarios como canchas deportivas, parques y escuelas, y que necesitaban un espacio, que Correos estaba abandonado y que por qué no lo recuperaban juntos. Era una locura. No había baños ni luz ni nada. “Fue un okupa concertado”.

De inmediato hubo instalaciones, poesía, performance, comparsas, exposiciones, se celebró el primer Festival de Cine Ícaro en la terraza del edificio. Obras de José Osorio, Regina José Galindo, Benvenuto Chavajay, Javier Payeras, Simón Pedroza, Aníbal López, La Torana… La gente del Centro Histórico respondió, se empezó a acercar.

En 2004 se restauró el edificio de Correos, se fundó la Escuela-Taller de Guatemala. Se sumaron el Cuarteto Contemporáneo de Cuerdas, el Ballet Nacional Folclórico, ADESCA; la Municipalidad abrió cuatro escuelas de bellas artes. Creció tanto que algunos colectivos salieron por la burocracia de la alcaldía, que para Doryan se llegó a politizar demasiado. La Muni no abrazó a los colectivos.

Doce años más tarde, Caja Lúdica y otras veinte organizaciones siguen buscando sede, siempre en el Centro Histórico.

 

Anuncios

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s