Curas y Contagios -2 de 2-

plaza publica 1Por:
Alejandro Paz
Plaza Pública
Guatemala, C. A.

El arte abre puertas y nos puede conducir por un laberinto borgiano que nos muestra múltiples sendas por cada una de esas puertas, y así sucesivamente sin un “hasta” ni un final. Y ése es el propósito esencial del arte: mantenernos perdidos en dicho laberinto de posibilidades que resumen la naturaleza y el comportamiento de la humanidad.

Cada vez me motiva menos el circuito de galerías, y cada vez me siento más cómodo acercándome a las iniciativas que buscan establecer un espacio de ejercitación creativa a través de medios experimentales.

Para muchos el curador ocupa el espacio de funcionario corrupto. Un puesto equiparable a la peor de las lacras que nos gobiernan, que manipula el sistema para generar redes de nepotismo y estructuras de poder despreciables. Y como buena postura política, el curador es un sujeto deleznable hasta que se presenta la oportunidad de ejercer la función y acaparar esa dosis de poder solapado. Por eso he optado por fijarme en la labor curatorial de personas que ejercen su trabajo enfocándose en experimentar con tácticas de comunicación artística y romper paradigmas de contextualización de la labor creativa. Me motiva entender al curador como un personaje capaz de conjugar criterios distintos y enfocarlos por una vía específica, repleta de contenido y gelatina intelectual. Jugar con las oportunidades y realizar acciones como la de Christian Jankowski (arista, en la vida común) para la Manifesta 11, en la que ejerce el papel de curador para provocar relaciones directas entre los artistas y un anfitrión (una persona ajena al mundo del arte, obrero o profesional dedicados a oficios específicos), y convertir el ejercicio artístico en una generación de tejido que hilvana la experiencia personal de un artista con un ente cotidiano de la sociedad, formulando una momento creativo que comunica una situación, una idea, una obra. Quiero imaginar al “curador” como esa forma activa capaz de provocar una espacie de campo fértil en el que el artista cultiva su obra y entra en diálogo con la sociedad.

Vivimos en un país tremendamente conservador. Tan conservador que la revolución tiene horarios, dress code y doctrina. Sí. La revolución en nuestro país es cortoplacista y los resultados a veces se resumen en nuevas versiones de statu quo. Las revoluciones se pueden convertir en materia prima de aquellos que consumen vidas enteras en la nostalgia empalagosa del coitus interruptus que nos caracteriza, o bien, en carroña para los buitres que devoran los aportes característicos de momentos históricos cuya naturaleza pudo haber sido capaz de generar una mejor sociedad. El conservadurismo permea incluso entre muchos intelectuales progresistas de nuestro medio, al punto que se sienten agredidos cuando los bordes mismos de sus pensamientos son cuestionados. “Es raro dialogar con una abstracción”, dice un personaje de Diego Fonseca, y todo lo raro es digno de la desconfianza, toda abstracción (por naturaleza) siempre requerirá de la participación sensible del espectador. Una abstracción sin filtro interpretativo se queda en un mero intento formal. El arte es en sí, por naturaleza, un acto de abstracción, entendiendo “abstracción” como un gesto en el que las ideas, las emociones y los pandemónium del artista se sintetizan en lenguajes renovados.

A veces entender dichos lenguajes requiere un esfuerzo adicional, a veces el contenido es críptico y aleja al espectador de un vínculo inteligibles y (para mí) vital en la obra. Pero eso no condena a la obra en sí. Ni al artista. Personalmente he optado por buscar refugio en la obra de los artistas que no requieren de un manual de instrucciones para comprender su obra, pero eso es mi elección.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s