Código Sinpo – Semana Mayor – PARTE I (b)

 

relato 1Por 
Juan Fernando Girón Solares
Semana Santa
Redacción Diario La Hora 
Guatemala, C. A.

En medio de este ambiente, Marco Antonio le propuso a don Polito, que si no consideraba apropiado el poner al aire las marchas del extraordinario disco de oro de la Casa Avelar, y entre marcha y marcha, leer los comentarios que en la contraportada del disco, había escrito el encargado de la Asociación de Jesús de los Milagros, el señor Mario Ruata Asturias.

El viejo operador lo pensó unos instantes, pero luego le replicó: – Tiene usted razón, aunque no está pautado, estamos en Semana Santa, así que hagámoslo…! – Y así, el abnegado bombero puso en la consola el conocido disco de oro, y Marco Antonio recibió el “Q” cuando el micrófono se abrió al aire, y en la amplitud modulada se dirigió al público diciendo: “Estimados oyentes, en esta noche de Miércoles Santo, tendremos el agrado de compartir con ustedes música de circunstancia…”.
Al escuchar la interpretación de las marchas, Marco Antonio viajó con su mente a sus años de juventud, y se vio contemplando el paso de las procesiones de Semana Santa; luego recordó cómo años más tarde, siendo ya comunicador social, cuando en Guatemala se iniciaban los juicios por una infidencia o simplemente por un malintencionado chisme y por cuestiones de no pensar igual que las autoridades, se vio en la penosa situación de tener que pasar varios días a la sombra, y precisamente cuando todo quedó aclarado, la tarde de un Jueves Santo recuperó su libertad y salió al paso de Jesús de Candelaria, Cristo Rey, cuando éste iba pasando por el Parque Central, a quien le agradeció para siempre por haberlo socorrido en esa penosa situación, por lo cual a partir de ese momento él cargaría en las procesiones.

No había terminado de sonar la segunda marcha y en plena lectura de los comentarios, el sonido ronco del timbre del teléfono en cabina alertó a los protagonistas de nuestra historia. Era el director de la emisora, quien simplemente después del “aló” de don Polito, le dijo en forma seca: – “Póngame a Marco Antonio”- . El gesto que hizo el operador a Marco Antonio, presagiaba que se habían metido en problemas al poner al aire el disco de marchas fúnebres, sin duda alguna.

Nuestro locutor se puso nervioso, pero al tomar el auricular y pensando en Dios dijo en tono sereno y respetuoso: – “Buenas noches señor director, a sus órdenes…”- a lo cual le repuso el funcionario: “¿Con autorización de quién están poniendo la música de Semana Santa?”. 

Nuestro protagonista tragó un poco de saliva y al principio titubeó, pero respondió a la interrogante: -“De Dios señor, estamos en días santos y se nos ocurrió no solo agradarlo a él sino también a los múltiples devotos y devotas que están pendientes de nuestra programación”-. Después de unos segundos de silencio, el director de la radioemisora le respondió para su sorpresa: “Buena idea, por favor sigan y retírense a las diez de la noche…”- La tranquilidad y la alegría, retornaron a las almas de Marco Antonio y de don Polito, y así finalizó aquella noche de entrega de marchas fúnebres en la emisora estatal.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s