Cronista del barrio de Candelaria -2 de 2-

urquizuPor
Ana Lucía González
Revista D
Prensa Libre
Guatemala, C. A.

(Continuación) Con la industrialización se rompió ese sentido de convivencia, alrededor de 1967. Luego vino el terremoto de 1976, unido al comienzo urbano del conflicto armado interno. Algunos vecinos migraron y las viejas casas contrastaron con los edificios modernos. En ese tiempo tuve la suerte de salir del país. De los siete hermanos que somos, solo yo decidí regresar al país.

Después de la industrialización, ahora resulta que somos muchos en la capital. Las grandes fábricas quebraron y abandonan los edificios, mientras tanto se construyen nuevos y ahora el barrio es repoblado.

¿Qué lo decidió volver a Guatemala?

Alguien debía cuidar a mi padre y poner en valor todo lo que aquí estaba guardado en cajas: turnos, fotografías y libros que eran vistos como una cuestión de cosas viejas; pero les construí un discurso propio.

Fue una labor de rescate y puesta en valor de las costumbres y tradiciones de su barrio.

Exacto. Nadie le daba mérito. Ordené la colección familiar de los turnos de Jesús de Candelaria desde 1903 hasta la fecha. Los enmarqué y presenté en un discurso historiográfico, por lo que ahora valen mucho. Se conoce como patrimonio industrial, porque son objetos producidos en serie, que la misma sociedad destruyó y del cual se conservan pocas piezas.

Esto lo aprendí en la Universidad de Valencia, con los cursos de archivo y catalogación.

¿Tomar distancia le hizo apreciar el valor de estos recuerdos?

No, me permitió salir del círculo de los historiadores nacionales y apreciar el patrimonio industrial. El maestro Aurelio de los Reyes García Rojas me hizo comprender el valor de las cosas guardadas en cajas y el espíritu del barrio de Candelaria. Otra maestra de quien recibí grandes consejos fue Miriam Cabrera Mérida, ella me transmitió que no se trabaja por la paga, sino por amor al arte.

¿Cuál es su especialidad en la historia del arte?

Conozco el arte guatemalteco y un poco del colonial hispánico nacional. En Antigua Guatemala tenemos identificados los monumentos, pero no encuentro la lectura ritual de estos templos y su relación con los siete dolores y gozos de la Virgen, por ejemplo.

La urbe se concibió como un preparación para la vida eterna; pero nos quedamos en el discurso de la ciudad romántica colonial o en el levantamiento frívolo de los monumentos. Tenemos el registro de sus inmuebles, pero falta la concatenación lógica de la ideología que llevó a construir todos estos monumentos religiosos.

¿Este mismo concepto se trasladó a la Nueva Guatemala?

Sí, cada barrio contaba con su imagen, fiesta, novenario. Cada una ha servido para cohesionar a la sociedad desde las procesiones, los rezados y novenarios. Pero esa memoria histórica se está perdiendo. Esa ha sido la esencia del barrio de Candelaria.

De manera que las imágenes procesionales cumplen una función social.

Dentro del imaginario colectivo, estas esculturas tienen diferente utilidad a cada uno. Para algunos será un medio de devoción, para otros, político y otros más lo verán como un bien económico.

De manera que un imaginario colectivo tiene diferente acepción en los particulares. Todo depende de dónde yo me coloque para contemplar la imagen milagrosa.

Perfil 

  • Doctor en Historia del Arte por la Universidad Nacional Autónoma de México.
  • Cursos de especialización en Historia del arte en las universidades Francisco Marroquín, Guatemala y Valencia, España.
  • Licenciado en Historia, Universidad de San Carlos de Guatemala.
  • Ha publicado más de 200 escritos, entre artículos, ensayos y libros relacionados con la historia social del arte e historiografía religiosa tradicional de Guatemala. Destacan: La mujer en el Arte Guatemalteco, Nuevas notas para el estudio de las marchas fúnebres en Guatemala.
  • Coordinador académico de la publicación El arte Guatemalteco Expresiones a través del tiempo.
  • Funge como director de post-grado en la Escuela de Historia de la Usac y es miembro de la comisión de investigación de arte del Ministerio de Cultura y Deportes.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s