Cronista del barrio de Candelaria -1 de 2-

urquizuPor
Ana Lucía González
Revista D
Prensa Libre
Guatemala, C. A.

Su vida la ha dedicado a la investigación y divulgación de la historia del arte religioso nacional. En uno de los barrios más antiguos de la Ciudad de Guatemala, el de Candelaria, en la zona 1, creció el historiador Luis Fernando Urquizú Gómez (1959), en una “casona” donde aún reside y que está llena de imágenes de ángeles, retratos de Jesús Nazareno, colecciones de niños Dios y otras piezas que dan fe de su pasión por el estudio del arte y la imaginería.

En ese ambiente de devoción por los rezados, las procesiones de Jesús Nazareno de Candelaria y la música sacra, transcurrió la niñez de este cronista, quien con los años y la distancia, pues estudió en México y España, se convirtió en un especialista en historia del arte guatemalteco.

Urquizú acaba de escribir el libro Historia de las ideas y del arte en la Nueva Guatemala de la Asunción 1776-2015, el cual presentó la semana pasada, con el afán de enriquecer el discurso en esta rama de la historia.

En esta entrevista comparte su lucha por el rescate y conservación del patrimonio religioso del país.

¿Cómo transcurrió su infancia?

Nací en una vieja casona solariega con árboles centenarios sembrados para que florecieran al paso de Jesús de Candelaria. Desde muy joven tuve conexión con los santos y las iglesias. Mi padre, Héctor Urquizú, fue músico militar durante el gobierno de Jorge Ubico, por eso aprendí a ejecutar clarinete, acompañando a Jesús en la 13 avenida, así como a confeccionar alfombras y a tocar la marcha Cristo Rey, de Fabián Rojo.

Ese patrimonio se lo he transmitido a mi hijo Jorge, quien también interpreta el clarinete. Somos una familia de músicos; cada quien tiene una profesión, pero la música es parte nuestra.

Viví bajo la influencia de mi madre, Teodora Gómez Carrera, y mi madrina, Herlinda Paz García, vecina del barrio, de quien heredé el menaje de su Nacimiento. Los tres influyeron mucho en mí, en el amor por el arte y a vivir intensamente las fiestas tradicionales.

¿Cómo sociabilizaban los vecinos?

Era un barrio de músicos devotos integrado por un grupo de damas o “divas” a quienes admiraba por su dominio del canto. Las recuerdo acompañadas al piano por mi padre, entre ellas, Carolina Monterroso, Carmen Reyes y Blanca Estévez. También doña Alicia Bravatti, famosa por su novena a San Antonio de Padua.

El barrio de Candelaria es uno de los más tradicionales de la ciudad.

Desde el siglo XIX ha sido el segundo más poblado de la ciudad. Son cuatro los más antiguos: El Sagrario, El Calvario, San Sebastián y Candelaria. Hasta la primera mitad del siglo XX se conservaba un sentido ritual de vida.

¿Qué significa eso?

Tanto en la Antigua Guatemala como en la Nueva Guatemala se nos inculcó que uno viene al mundo para trabajar como una preparación para la vida eterna, no precisamente para disfrutarla.

Este pensamiento fue cambiando con el tiempo.

Estudié en el colegio Loyola, poco a poco fui descubriendo que había sacerdotes de una línea conservadora y popular, como también los de la teología de la liberación, quienes contradecían el discurso tradicional.

Ahí me percaté de cómo la religión ha sido usada como estrategia política, cómo dentro de la iglesia hay grupos simpatizantes del Papa, las líneas de pensamiento conservadoras y otros que proponían el despojo de los bienes para entregarlo a los demás.

¿Cuál es su postura sobre esto?

La Iglesia es la rectora del patrimonio y los valores del país. Ofrece un modelo perfecto de vida, el cual debemos conciliar con el mundo actual.

El barrio de Candelaria, al igual que muchos otros, se transformó por el ritmo de vida. ¿Qué sucedió en este?

Con el capitalismo comenzaron a instalarse una serie de fábricas en el vecindario. A la par, por ejemplo, estuvo la de chicles Peter Pan, con más de mil trabajadores. Mi padrino tuvo la fábrica de calcetines Nueva York con 500 empleados; los tejidos Princesa y el aserradero Jiménez, entre otros, se instalaron en el barrio. (Continuará)

 

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s