“Toda esta generación de viejos hay que empezarla a sustituir” -2 de 2-

akabal 3
Por:
Jesús Abac
Diario La Hora
Guatemala, C. A.

Tendríamos que tocar necesariamente las carencias y la exclusión. La situación en Guatemala es totalmente dispareja. Los que están en las ciudades, y sobre todo en la capital, tienen un poquito más de acceso a sentir cómo van evolucionando las cosas. En el área rural, en la provincia, esto es mucho más lento. Sin embargo, gracias a los medios de comunicación ahora se puede saber y eso ya significa mucho.

Por lo menos, quiero entender, que despierta la inquietud de los jóvenes de tierra adentro. Cuando despierta esa inquietud, pienso yo, despierta también el interés por empezar a saber. Cuando uno quiere “saber”, entonces comienza a preguntar. Quien empieza a preguntar ya se empieza a informar. El que se informa ya ha dado un paso que lo adelanta con respecto al que no se informa. El que no está informado sigue en la ignorancia y aunque tenga 10 títulos colgados en la pared, no significa en absoluto que por tener un grado académico esté informado, y pretender que sea así, sería un error…

En ese momento, escuchando a Humberto, recordé la definición de “analfabetas en retorno” y “alfabetos funcionales”. El poeta seguía hablando…

HA: En la medida que se estén dando estos movimientos, se está llamando a un despertar. Se están aprovechando los medios actuales, con los que no se contaba cuando nosotros éramos jóvenes, y para eso debiera servir la tecnología. La tecnología es un arma de dos filos: sirve para embrutecer o para evolucionar.akabal 4

Así que estos despertares muestran que el país sigue teniendo vitalidad, que está inconforme y eso es saludable. Cuando hay inconformidad se comienzan a sentir dos necesidades: una de salir de donde estamos y la otra de buscar dónde está la enfermedad. Si encontramos la enfermedad, pues con esa fuerza juvenil se puede lograr extirpar el tumor que nos está afectando. Y toda esta generación de viejos hay que empezarla a sustituir.

JA: Tomando en cuenta el papel beligerante de la juventud, ¿cómo cree que va a ser el contexto para estos futuros cuatro años?

HA: Uno quisiera ver que las cosas vinieran para mejor. Pues quisiéramos que estas juventudes con su entusiasmo puedan seguir teniendo cada vez más presencia y exigencia para que las autoridades finalmente entiendan que sólo han sido electos para servir al país, que es lo que no han querido comprender los gobiernos anteriores, sino que se han aprovechado más de la oportunidad que se les dio en las manos.

Mientras la juventud mantenga esta entusiasta energía de presencia, seguramente se van a lograr cambios grandes que no se han dado en muchos años.

JA: Tomando el concepto que Immanuel Wallerstein llama “economía mundo-capitalista”, ¿cómo observa la posición estratégica y el papel de Guatemala dentro de los enfrentamientos imperialistas en el mundo?

HA: Ay, ay, ay… -se ríe- qué difícil ver el papel de Guatemala en este contexto global. No quiero ser destructivo con mi propio país, porque desgraciadamente nosotros hemos sido manipulados por las potencias extranjeras y la economía de Guatemala, desgraciadamente, está supeditada a la economía norteamericana.

¿Qué papel puede jugar Guatemala en este sentido? Pues soy demasiado pesimista. Yo veo que Guatemala no juega ninguno a nivel del mundo. En todo caso, con los residuos que nos van quedando, somos un país empeñado totalmente, debemos hasta los zapatos. Aunque esa riqueza que está todavía en nuestro subsuelo, a lo mejor podía ayudarnos a salir a flote; eso sólo mientras haya un manejo adecuado, honrado y equitativo.

JA: Como aldea global, ¿cómo observa a Momostenango ante la penetración capitalista?

HA: Pues yo creo, tanto en pequeño como en grande, según mi humilde percepción, (que) es exactamente lo mismo. Unos tienen más y otros cada vez tienen menos. Y sin embargo, dentro de las estadísticas, Momostenango está dentro de los pueblos que se están muriendo de hambre.

Yo no estoy juzgando a los que tienen más, no soy contador, ni economista, ni nada por el estilo. Cada quien con su esfuerzo, qué sé yo cómo lo ha adquirido. Puede ser que sea su manejo de trabajo o las remesas que vienen de parte de familiares en los Estados Unidos… Lo que veo problemático a nivel de nuestro pueblo es que siempre se va a hacer más ancha la brecha entre un grupo y otro mientras la educación no evolucione.

JA: Para concluir: ¿cree que sucede lo que Robert Carmack explica en uno de sus ensayos: la creación de una pequeña burguesía indígena?

HA: Pues… puede que sí se dé una pequeña burguesía, lo triste es que va a ser una burguesía ignorante…

La polémica alrededor del Premio Nacional de Literatura

Ak´abal rechazó el Premio Nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias en 2003. El poeta argumentó en una entrevista en 2004: “He rechazado el premio por una sencilla razón: se llama Miguel Ángel Asturias, él fue un escritor de muchos méritos; sin embargo, él escribió la tesis El problema social del indio, en donde ofende a los pueblos indígenas de Guatemala, de los cuales yo soy parte.

Esta entrevista fue publicada originalmente en la revista digital Asuntos Inconclusos. Visite http://asuntosinconclusos.blogspot.com para encontrar temas relacionados con la vida cotidiana, opinión, el arte y la cultura.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s