El inframundo maya en la ciudad

miraflaoresEscrito por
Jefferson Velásquez
Diario de Centroamérica
Guatemala, C. A.

Kaminaljuyú es y ha sido desde la época prehispánica una de las ciudades mayas más importantes de Guatemala. No solo por su ubicación geográfica, al ocupar un lugar estratégico para la economía y la ciencia, sino por ser un referente de la cultura ancestral que se expandió en el territorio mesoamericano.

“Podría decirse que dicha ciudad era un New York, porque en ella confluían productos de muchas partes y personas de diferentes grupos étnicos”, comenta Liwy Grazioso, directora del Museo Miraflores, espacio que se convirtió en 2002 en el primer museo de sitio; y que desde entonces ha sido un recinto que resguarda tesoros arqueológicos para contar la historia de la Ciudad de los Muertos, metrópoli que se desarrolló en el mismo lugar durante mil 800 años y de la que ahora se exponen vestigios en este primer museo de sitio.

El museo

Ya sea pasando a pie, en carro o en bus, es casi imposible no voltear a ver los montículos que sobresalen en los alrededores de los centros comerciales de Tikal Futura y Miraflores, ubicados entre la Calzada Roosevelt y el Anillo Periférico zona 11.

Modernos edificios se construyeron sobre lo que en algún momento fue parte de Kaminaljuyú, y que, por medio del primer museo de sitio, se logra observar los hallazgos arqueológicos. “Es el primer museo de sitio de la ciudad de Guatemala, eso significa que se estableció en el preciso lugar en el que sucedieron los hechos históricos. En Guatemala existe una ley que indica que antes de hacer una construcción se debe realizar un proceso de arqueología de rescate. Fue así como nació el museo, porque antes de que se levantara el centro comercial Miraflores, se dieron cuenta de los importantes hallazgos del lugar”, comenta la directora del recinto.

Un viaje en el tiempo

Esta institución museográfica se compone de dos partes: la sala principal y el túnel: espacio que fue habilitado en 2009 y que es una extensión del lugar y una conexión con el centro comercial. 

En la entrada se puede apreciar una reproducción de un canal precolombino que representa, en pequeña escala, el sistema hidráulico que utilizaban los mayas para llevar agua por largas distancias. Al ingresar, el visitante se encuentra de frente con el montículo V5III, que es acaso el más llamativo desde adentro y desde afuera, debido a su altura .

Una maqueta de grandes proporciones, ubicada debajo del suelo, expone didácticamente las dimensiones de esta ciudad maya.

Es entonces cuando la experiencia para el visitante se hace más interesante.

Artesanía, utensilios, piezas ornamentales y vasijas de los diferentes periodos mayas y diferentes procedencias, dan cuenta de la importante actividad de importación y exportación de productos que tenía lugar en esta ciudad.

Además, se puede apreciar diferentes representaciones de tumbas y actividades cotidianas que los habitantes de Kaminaljuyú desarrollaron durante mil 800 años. Y es por medio de una línea de tiempo que se muestra al visitante, de manera didáctica, la importancia de la urbe en comparación con civilizaciones como la de Egipto, Grecia,  Roma y  España.

Grazioso comenta que  la ciudad era conocida por la obsidiana: piedra volcánica que se encuentra en tierras bajas y servía para la elaboración de diferentes herramientas y utensilios. 

“Hemos poblado esta área desde hace mucho tiempo y eso es lo importante de Kaminaljuyú. Este valle era lo mejor para ubicar una gran ciudad, eso lo pudieron identificar también los españoles. En el contexto histórico se hace por primera vez referencia a la ciudad en el libro Recordación Florida, de Francisco Fuentes y Guzmán”, agrega Grazioso.

En la década de 1950 la ciudad vuelve a adquirir importancia para la sociedad.

“Y si la gente pregunta ¿por qué visitar museo Miraflores? Porque muchas personas no tienen idea  de lo antigua e importante que fue esta metrópoli para el desarrollo económico y cultural, pero aquí en el museo podrán conocerlo en su justa dimensión”, explica. 

Descendiendo al inframundo

Al concluir el recorrido por la sala principal, el público ingresa a El Túnel, el segundo espacio que se ha adaptado para asemejar a una bóveda maya y que conduce hasta una cámara funeraria que reproduce con exactitud a una real para tratar de ejemplificar un descenso al inframundo. 

Artesanías que hacen alusión a la muerte y a la vida después de la muerte se encuentran en este espacio, que se ubica abajo del Montículo B-V-3. Según la directora, en esta elevación no se encontró tumba alguna, pero se recreó una de las más famosas del sitio arqueológico Kaminaljuyú. Todas las piezas son originales del periodo Preclásico. “Aquí tenemos ilustraciones de cuevas porque hacemos alusión al inframundo en esta parte del museo”, concluye la directora del lugar.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s