El irreparable daño al patrimonio: Los Merlo robados -4 de 6-

_Urgente_page7_image5Por 
Jaime Moreno   
Revista ContraPoder
Guatemala, C. A.

La ermita de El Calvario en La Antigua Guatemala es un conjunto arquitectónico único en muchos sentidos. Es parte de un gran complejo urbano conformado por el convento de San Francisco, la Escuela de Cristo, Nuestra Señora de los Remedios y una larga y ancha alameda, todo unificado por una vía conocida como “calle de los pasos” por tener en su recorrido distintas capillas dedicadas a las estaciones del Vía Crucis.

Además, su construcción tiene como particularidad que el Santo Hermano Pedro ayudó a levantar, con sus propias manos, los muros de la primera etapa constructiva de la estructura. En este sentido, la evolución del edificio estuvo marcada por el desarrollo mismo de la ciudad. Al principio la estructura era precaria.

Una sencilla cruz de madera marcó el sitio en el que se construiría  la ermita, el lugar elegido se encontraba a exactos 1322 pasos de San Francisco, como símbolo del recorrido de Cristo hacia el monte en el que fue crucificado. Con el tiempo la edificación fue mejorada en sus materiales y acabados; pero, como todo en la ciudad, el proceso se vio afectado por constantes terremotos que lo modificaron una y otra vez.

Hacia 1717 El Calvario contaba en su interior con una serie pintada por Antonio Montúfar, encargada específicamente para adornar los muros interiores del templo. Ese año, sin embargo, los terremotos de San Miguel afectaron fuertemente a la pequeña iglesia y las pinturas de Montúfar se perdieron. Fue hacia 1730 que, con la ciudad ya recuperada de los efectos del terremoto, el deán de catedral encargó a Merlo una serie dedicada a la pasión de Cristo para restituir las pinturas perdidas. La serie que Tomás entregó es uno de los mejores ejemplos del barroco pictórico producido en Guatemala.

El ciclo realizado por Merlo se compone de once piezas. Seis de ellas, “La oración en el huerto”, “La curación de Malco”, “La Flagelación”,  “El Rey de Burlas”, “La Piedad” y “Cristo ante Caifás y la negación de Pedro”, se encontraban expuestas para su devoción en la ermita de El Calvario y son las obras sustraídas el miércoles cinco de febrero; el resto, “Cristo ante Herodes”, “Ecce Homo”, “La sentencia”, “La primera caída y el encuentro con María” y “La elevación de la cruz”, se encuentran actualmente en el Museo de Arte Colonial de La Antigua Guatemala, bajo el cuidado del Ministerio de Cultura y Deportes.

La serie de la pasión deja en claro la calidad técnica de Merlo para la pintura. Además, entre sus características asoman las tendencias estéticas del barroco contenidas con una unidad magistral. Destacan de entre las escenas, por ejemplo, el marcado juego de luz y sombra que realza los ejes temáticos de cada composición. También puede apreciarse el enfoque ocular que el pintor intenta dirigir hacia la figura de Cristo al no solo iluminarlo, sino también dotarlo de un color de piel sumamente blanquecino que contrasta con el de los demás personajes que lo acompañan. El movimiento, característica fundamental barroca, es también un rasgo distintivo de la composición en la serie. Esto se marca por la “ondulación” de las figuras en una sola dirección, efecto que casi simula una danza en algunos casos. Como un dato curioso, en una de las escenas asoma de entre la penumbra un rostro que se ha considerado como un autorretrato que Merlo dejó para la posteridad incluido en su obra. Esta teoría se fundamenta en la composición de las facciones del personaje: su movimiento va en dirección contraria al resto de la escena y es el único rostro que hace contacto visual con el lector.

El mercado del arte

El comprador de los Merlo robados los contemplará en solitario. Podrá enseñarlos a sus amigos más cercanos y nada más. Como las piezas estaban registradas, nunca podrá conseguir su custodia legal.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s