Oficios de la Cuaresma:  La Cuaresma a ritmo de Jazz

Enero es la temporada más baja para las edecanes. Durante la cuaresma en cambio las contrataciones se repuntan

Enero es la temporada más baja para las edecanes. Durante la cuaresma en cambio las contrataciones se repuntan

Por:
Francisco Rodríguez
elPeriódico
Guatemala, C. A.
 
Es el personaje menos tradicional, no viste túnicas ni tiene un origen religioso, pero desde mediados de los años noventa, los guatemaltecos combinaron el fervor católico con una idea más bien parecida al Spring Break. En las ahora llamadas vacaciones de verano, empresas y marcas aprovechan a promocionarse con elegantes edecanes.

Sonaba el teléfono y la bocina del aparato se convertía en un canalizador de histeria y enojo. Jazz Estrada hubiera querido evitar las llamadas a su casa, pero para entonces el teléfono celular era algo que no podía costearse. “¡Dejen de llamar! ¡Ella no va a trabajar con ustedes!” gritaba como lo haría cualquier madre que defiende a su retoño de 18 años.

Jazz lloraba, intentaba desanimarla de seguir con ese negocio, donde su mamá solo veía chicas que sufrían bajo el sol, objeto de miradas morbosas. Imaginarla en trajes de licra frente a desconocidos revolvía el estómago a su familia, para ella muy por el contrario, esos trajes de tela tallada eran su ilusión desde niña.

Ser edecán es relativamente fácil. Es decir, no requiere mucha ciencia colocarse unas mallas coloridas y bailar al ritmo de lo que la música dicte. Lo complicado está –y esta es la ciencia del negocio– en cotizarse bien. Entra aquí un juego de actitud mezclado con inversión sobre ellas mismas.

Sus primeros trabajos eran mal pagados, Q100 una jornada de siete o más horas, precio promedio pagado a una edecán de categoría “A”. En este primer rango entran usualmente todas las principiantes; para este nivel, basta con tener una figura considerablemente delgada. La ciencia del negocio empieza en querer pasar a “AA” (chicas más guapas, con una figura más estilizada) o “AAA” (casi siempre operadas, por encima de la altura promedio y un cuerpo muy bien proporcionado). Aquí el camino para abrirse paso se pica con ejercicio, actitud y algo de inversión.

Arreglo extra

En persona, Jazz es más confiada que por teléfono, aceptó la entrevista solo hasta estar segura que el reportero tenía un vínculo con una persona de confianza. Las sospechas son lógicas, una edecán que no duda de un desconocido que la cita es como una cebra alejada de la manada por beber agua del río.

Satura el ambiente con su perfume, suave y envolvente. Con tacones sobrepasa la estatura promedio, ojos verdes (de contacto), largas pestañas (postizas) y piel notablemente tersa. En el vientre, tres emulaciones de una roca preciosa color rojo.

A sus 23 años tiene una figura natural. Las visitas al quirófano son comunes entre sus amigas, incluso recomendadas. Usan la misma lógica que usaría un carpintero al momento de querer mejorar su producción. Ellos comprarían maquinaria para cortar más rápido, ellas, un par de implantes de seno de Q27 mil. Su estética es la carta de presentación de la marca para la cual trabaja. A mejor imagen, mejor paga.

Sobrevivir como edecán

La madre de Jazz siempre tuvo razón. El calor y las miradas morbosas es algo de lo que jamás escaparán. Para la próxima Semana Santa, decenas de chicas trabajarán bajo el sol, las que sean contratadas para el puerto de San José serán mejor pagadas que las de Panajachel.

No siempre consiguen un lugar techado, algunas veces las bocinas están al aire libre y el producto llega a donde está el consumidor, las edecanes siempre al lado. También las insinuaciones de los espectadores que suelen ir de un “¡Mamita!” hacia varios tonos arriba.

Hay reglas básicas para sobrevivir en este mundo. La primera, disfrutar de las miradas. De lo que se trata es ser el centro de atención, entrar al cliente por los ojos. Esta es la parte que más disfruta Jazz. “Se siente que causamos admiración, y eso me gusta, no tiene nada de malo” dice al tiempo que disfrutar de provocar ese sentimiento que causaban las edecanes a ella cuando niña.

La segunda, desconfiar de los agentes nuevos. Las propuestas de agencias fantasmas abundan, algunas se presentan con portafolios de chicas a quienes les han robado fotografías. La mejor solución es consultar, un mensaje en cadena y las experiencias de cada compañera ayuda a pasar el primer filtro.

Algunas toman medidas de protección extra, como ella. Un nombre que hace referencia a tan sensual género musical no fue idea de sus padres, es un pseudónimo tomado por ella para desviar la atención. “Me quisieron extorsionar una vez, pero cuando me dijeron que mi nombre era Jazz solo me reí y les dije que no era yo. Nunca más volvieron a llamar”.

Ser edecán le resulta más desgastante que su trabajo habitual, ahí no retoca su maquillaje cada 20 minutos (el cual debe comprar de nuevo al menos cada mes), cuidarse de las quemaduras del sol o bailar sin que se note su cansancio. Pero eso sí, además de su paga, asegura que el cansancio se compensa con la muy probable posibilidad de fiesta.

Jazz vuelve a su habitación, se quita los tacones y vuelve a la estatura promedio, cambia su atuendo por otro que no tenga escote. En la calle, siempre que no sea por trabajo, prefiere no ser el centro de atención y resguardarse en algún lugar donde no deba soportar el calor de Semana Santa.

28 años es el promedio máximo de edad para una edecán.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s