Inmortales que partieron en 2014

hector salavatierraEscrito por:
Héctor Salvatierra
Diario de Centroamérica
Guatemala, C. A.
 
Ellas y ellos dejaron este mundo, pero su obra permanecerá. Una canción, un libro y una película son creaciones que generan emociones diversas y, difícilmente, alguien se resiste a su hechizo. Respecto de la primera, su éxito se basa en la expresión de quien interpreta los versos no siempre escritos por el o la que canta; en la segunda, el autor se lleva todas las palmas, y en la tercera, la trascendencia es mérito de guion, dirección, edición y actuación. En ese sentido, la humanidad ha dicho gracias a músicos, literatos y cineastas que hacen de este mundo un espacio para gozar las habilidades y talentos referidos.

Tal aprecio sirve para que incluso cuando ya no están entre los vivos, el mundo mantenga presente a estos genios de las artes. Y precisamente, a lo largo de 2014 concluyó el aporte de hombres y mujeres que por años propiciaron satisfacciones para la gente.

Las letras se enlutaron con el adiós a José Emilio Pacheco, Vicente Leñero y uno de los más relevantes, Gabriel García Márquez. Los compases se tornaron fúnebres con la marcha de Simón Díaz, Nelson Ned, Paco de Lucía, José “Cheo” Feliciano, Pedro Pubill Calaf “Peret”, Gustavo Cerati y Joe Cocker.

Negra quedó la pantalla por el final de Maximilian Schell, Philip Seymour Hoffman, Shirley Temple, Harold Ramis, Mickey Rooney, Bob Hoskins, Efrem Zimbalist jr., Eli Wallach, Paul Mazursky, Robin Williams, Lauren Bacall, Richard Attenborough, Mike Nichols y Roberto Gómez Bolaños.

Cada una y uno de los mencionados brillan por su trabajo que, cual toque de Midas, es oro puro. De Gabo, todo elogio se queda corto; Leñero y Pacheco, ambos mexicanos, formaron la Generación de los Cincuenta y dejaron su huella en variedad de espacios literarios y periodísticos.

Simón eslabonó una larga trayectoria desde Venezuela y en su lista de éxitos salta “Caballo viejo” con su tonada: “Cuando el amor llega así de esta manera, uno no se da ni cuenta, el carutal reverdece y el guamachito florece y la soga se revienta”. Peret y Cheo animan con la rumba y la salsa, respectivamente.

De Lucía hipnotiza con una guitarra de la que fluyen los ritmos del jazz, el flamenco y el bossa nova; Ned se agiganta con una voz poderosa; Cerati y Cocker son, en su orden, ícono y leyenda del rock.

Mirada enigmática, la de Bacall, triste la de Williams; una, estrella seductora, el otro, tragicómico; el encanto de Temple, la pequeña prodigio que solo estuvo 15 años en Hollywood, mientras Rooney permaneció desde la niñez hasta la ancianidad; las conmovedoras actuaciones de Scheel, las cautivantes de Hoffman; el papel inolvidable de Zimbalist al frente del FBI, la “fealdad” de Wallach y la versatilidad de Hoskins.

Y detrás de cámaras, y entre las tramas porque también fueron guionisas, Nichols deja a “El Graduado” como su barco insignia, Attenborough, “Parque Jurásico”; Mazursky, “Enemigos, una historia de amor”; Ramis, “Analízame”; y más cerca de nosotros, Roberto Gómez Bolaños, quien con su humor une generaciones y supera fronteras. Sin duda, estos personajes han pasado a la inmortalidad, pues siempre los escucharemos, leeremos y veremos o, como reza el cierre de Una noche en el museo: “La magia nunca termina”.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s