Imágenes del Niño Jesús en Guatemala -3 de 3-

viernes 2 niñosEscrito por
Fernando Urquizú
Doctor en historia del arte
Revista Viernes
Diario de Centroamèrica
Guatemala, C. A.

Dicha secuencia tiene una pintura con esta temática para utilizarse en función didáctica de cohesión social, realizada bajo estrictas normas de expresión, que incluyen el uso de efigies alegóricas y colores específicos para identificar a los personajes que figuran en ella, porque su uso está destinado a vencer  factores como el analfabetismo y las diferencias idiomáticas de la región prehispánica denominada actualmente Mesoamérica, que fue desde 1547 la arquidiócesis de México, haciéndose necesarias representaciones similares en la región, para la unificación ideológica en estos reinos de ultramar del imperio español.

Desde Nápoles

La representación del Nacimiento o Belén, en una escena desprendida de las colecciones como la citada anteriormente, adquirió gran difusión en la España peninsular con la llegada al trono del monarca Carlos III (1716-1788), quien había sido virrey de Nápoles, donde obtuvo la costumbre de la confección del llamado “Nacimiento Napolitano”, representación de la natividad de Jesús con efigies realizadas en los materiales más finos y exóticos con los que contaba el arte en aquella época, costumbre que adquirió y difundió entre la nobleza española y que luego pasó al Nuevo Mundo.

En  cada reino del Nuevo Mundo se fue determinando el empleo de diferentes materiales y técnicas para la elaboración de estas imágenes que incluyeron la del Niño Jesús, y se fueron adaptando a las necesidades de cada región; así van surgiendo diferentes tipos de representaciones con el mismo objetivo religioso. En el reino de Guatemala fue sustentado de manera particular con la fundación de la Orden de Belén que contó con iglesias encargadas del culto a esta advocación en la Antigua y la Nueva Guatemala.  La devoción al Niño Jesús en el Misterio de La Natividad se mantuvo más allá de la independencia política de España y la formación de la República de Guatemala en 1847. Resistió el golpe atestado por la Reforma Liberal de 1871, que precisó el fin de toda manifestación de fe popular extramuros de los templos, lo que hizo que la elaboración del nacimiento y las figuras del Niño Jesús en esta advocación se mantuviera gracias a la religiosidad popular.

El avance del capitalismo y la ideología de los países más desarrollados ha traído nuevas manifestaciones culturales a nuestro medio, determinando desde mediados del siglo XIX el gusto por la confección del Árbol de Navidad, ampliando el mensaje original del Nacimiento tradicional.

La tradición popular de hacer el Nacimiento o Belén en las casas, se mantiene con gran vigor, aunque las imágenes y personajes que incluyen al Niño Jesús como epicentro de esta escena se han visto disminuidas en su valor artístico, pues ahora son imágenes de diseño industrial cuya utilidad está determinada por la reproducción mecánica del arte, para satisfacer una demanda cada vez mayúscula de estas imágenes.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s