Imágenes del Niño Jesús en Guatemala. – 1 de 3-

Cuadro del Niño de Belén en medio de la Virgen, San José, San Joaquín y Santa Ana. Para afianzar el mensaje de unidad familiar, en los lados figuran San Miguel y San Gabriel.

Cuadro del Niño de Belén en medio de la Virgen, San José, San Joaquín y Santa Ana. Para afianzar el mensaje de unidad familiar, en los lados figuran San Miguel y San Gabriel.

Escrito por
Fernando Urquizú
Doctor en historia del arte
Revista Viernes
Diario de Centroamèrica
Guatemala, C. A.

El presente artículo refiere algunas generalidades para identificar las imágenes del Niño Jesús en Guatemala, bajo diferentes advocaciones y, por lo tanto, es conveniente diferenciarlo en su sentido asociado a la Virgen, San José, Santa Ana y los mensajeros divinos, y porque lo hacen diferente en su gloriosa Natividad.

En el antiguo Reino 

La invasión española iniciada en el área en 1524 determinó la expansión de la religión católica como medio de unificación ideológica para explicar el origen del hombre, su destino y su organización social,  que se basaba en la obediencia a Dios como ser supremo que había delegado su autoridad en la jerarquía eclesiástica, que fue determinante en el funcionamiento de un Estado que ejercía su poder por voluntad Divina.

Al reconocer estos factores del pensamiento se puede notar que también era determinante la creencia, fundamentada en la fe, de que toda persona desarrollaba su vida como una prueba preparatoria para la nueva existencia eterna, en un sitio denominado “La Gloria Eterna”, que se alcanzaría como recompensa por cumplir al pie de la letra los preceptos católicos, que coadyuvaban a mantener el orden social.

En el caso de cometer faltas consideradas como graves, en contra de lo socialmente aceptado, se contaba con la alternativa del arrepentimiento y la vida piadosa, pero en el caso de muertes súbitas, según las faltas, las personas podían ir al “Purgatorio”, una especie de antesala del Infierno de donde podían ser liberados con rogativas desde este mundo terrenal. Para ello debían contratarse los servicios religiosos y ayudar a los fieles difuntos a alcanzar el perdón de Dios que los llevaría a su vida eterna. En estas formas de creencia, algunas personas preferían curarse en salud y donar en vida o heredar a la Iglesia para asegurarse dichas rogativas.

La difusión de este pensamiento necesitó de un ordenamiento jurídico con vigencia local, por lo que se procedió a organizar jerárquicamente la Iglesia católica, fundándose el obispado de Guatemala el 18 de diciembre de 1534, que  era sufragáneo del arzobispado de Sevilla y posteriormente, en 1547, pasó a formar parte del arzobispado de México, al que estuvo adscrito hasta 1743 cuando se formó el arzobispado de Santiago de Guatemala.

La Iglesia católica local contó desde 1555 con sus propios concilios que determinaron la vigencia del Calendario Romano para la enseñanza y recapitulación del Evangelio, teniendo como principales figuras ideológicas o modelos de vida a seguir como Jesús, la Santísima Virgen María, los santos, mártires, ángeles, arcángeles, beatos, siervos de Dios  y demás miembros de la corte celestial que ejercían una enorme influencia sobre los fieles determinando su comportamiento individual y social.

Las fiestas del Niño

La revisión de este primer concilio en su Capítulo XVII menciona cuatro festividades relacionadas directamente con el Niño Jesús: el día de la Circuncisión de Nuestro Señor Jesucristo, La Epiphanía, La Invención de la Cruz y La Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.

En este contexto también debemos determinar la presencia de otras festividades en donde el Niño Jesús está presente,  pero de manera indirecta relacionándolo en su infancia, con la vida de sus padres: la Santísima Virgen María y San José. Las festividades de primer orden de este contexto que figuran desde el siglo XVI son: La Purificación de Nuestra Señora y el Día del Señor San José.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s