Un tema espinoso

Carolina-Vasquez-Araya_PREIMA20130824_0052_55Por:
CAROLINA VÁSQUEZ ARAYA
El Quinto Patio
Prensa Libre
Guatemala, C. A.

Lo interesante de esta avalancha de protestas —la mayoría en contra de la publicación de la columna— fue sacar a debate una vez más el tema de la libertad de expresión, la delicada frontera entre libertad y delito de imprenta, así como la postura de un medio de comunicación ante el ejercicio de esa libertad por parte de sus columnistas. 

En Guatemala, el racismo no solo permanece latente, sino es una forma de vida en muchos círculos en los cuales se considera un gesto de superioridad de clase.  Por esa razón es sumamente importante retomarlo y tratarlo como una de las patologías más devastadoras de la sociedad, pero también como una tarea pendiente para toda la ciudadanía. El artículo de marras, el cual no hace más que reflejar la opinión de un ciudadano que comparte —con una crudeza bastante difícil de soportar— esta debilidad presente en una buena parte de la sociedad, debería servir como punto de partida para emprender la difícil tarea de abolir esa forma de pensamiento.

Por curiosa coincidencia, mañana se celebra el Día Mundial de la Tolerancia, una fecha en la cual toda persona debería —en teoría— practicar una actitud de respeto por las diferencias de cualquier tipo y, de ese modo, evolucionar hacia un estadio más humano. El día que aceptemos la diversidad y aprendamos que ser diferentes no constituye una falta y, para convivir en armonía, debemos responder a ella con el corazón dispuesto, también seremos capaces de comprender la importancia de educarnos, evitando así caer en antagonismos y estereotipos propios de la ignorancia.

Una vuelta por el debate virtual sobre el racismo y la libertad de expresión también trajo nuevas perspectivas, como posiciones mucho más pragmáticas y menos virulentas, discusiones de mayor altura y análisis mesurados respecto de la responsabilidad de los medios ante los resbalones ideológicos o de expresión de quienes hacen uso de los espacios de opinión. En este sentido, es importante entender que estos espacios constituyen un privilegio, dado que no solo son escasos, sino también su gran proyección e influencia en la opinión pública delega en sus autores la enorme responsabilidad de utilizarlos de manera ética.

Escribir sobre racismo o manifestar una opinión cargada de prejuicios racistas es una bomba cuyo efecto resulta difícil de calcular. En una sociedad cuya historia pasada y actual está empapada de violencia y discriminación, la sensibilidad está a flor de piel y cualquier palabra mal colocada o concepto mal expresado son capaces de desatar una oleada avasalladora de odios y resentimientos. Lo que falta, sin duda, es debatirlo con más intelecto que pasión, desmenuzar a ese monstruo hasta convertirlo en segmentos comprensibles, en partículas elementales que nos permitan avanzar en el proceso de entendernos, respetarnos y aceptarnos tal como somos

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s