Albizúrez Palma, redescubridor

albizurez pEscrito por
María Mercedes Arce
Diario de Centroamérica
Guatemala, C. A.
 
A Francisco Albizúrez Palma se le recordará como uno de los grandes eruditos de la literatura guatemalteca, defensor del idioma y, acaso, como el más aplicado estudioso de la obra de Miguel Ángel Asturias. El escritor y hombre de academia, quien falleció el 2 de junio, era licenciado en Letras, por la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), y doctor en Filología Románica, por la Universidad Central de Madrid.

Además de poeta y narrador, era crítico literario y fundador, en su paso como catedrático en la carrera de Letras en la Usac, del Instituto de Estudios de la Literatura Nacional.

Fue parte de una generación de escritores fundamentales como Luz Méndez de la Vega, Carlos Solórzano, Juan Fernando Cifuentes, Manuel José Arce y Margarita Carrera, entre otros. Como Méndez, Carrera y Arce, Albizúrez Palma fue miembro numerario de la Academia Guatemalteca de la Lengua, de la que además fue director, de 2004 a 2007, y la cual le rindió honor  al nombrarlo Maestro de Académicos. El legado de Albizúrez Palma ha quedado escrito en letras de molde.

Dos eternos

En esta fecha, en que se conmemora el 40 aniversario de la muerte de Miguel Ángel Asturias, se recuerda, particularmente, a Albizúrez Palma por haber abordado la obra narrativa, poética, teatral y periodística de Asturias, con la flexibilidad que, acaso, solamente pueden permitirse los más rigurosos intelectuales.

En 1972 publicó Para comprender El señor presidente, 3 años más tarde, La novela de Asturias, y más recientemente, como catedrático de la Universidad Mesoamericana, escribió Una aproximación a la poesía religiosa de Miguel Ángel Asturias, en donde señalaba que se había centrado el interés de los estudiosos y de las casas editoras, “predominantemente en los textos narrativos de Asturias” y que este hecho había incidido decisivamente en el “escaso conocimiento de otros géneros cultivados por nuestro Premio Nobel, como el teatro y la poesía lírica”.

En 1998, Albizúrez dijo que solo en Hombres de maíz y El señor presidente, Asturias tendría “más cosas nuevas que decir”. También recordó que había una “cantera por estudiar”: el periodismo de Asturias. “En esos artículos periodísticos, Asturias dejó mucho de su pensamiento estético, pero también de su pensamiento político, antropológico, sociológico, histórico”, apuntaba el académico. 
Ambos hombres de letras, Albizúrez y Asturias, han dejado un camino de palabras por estudiar, por conocer, interpretar y reinterpretar. Un camino lleno de sus huellas en el que a cada paso están escritos sus nombres.

“De niño, oía todos los días a Asturias. Esto fue generando en mí como una especie de “afición” por Asturias. Luego, cuando yo tenía tal vez ocho años, mi padre me llevó a un acto cultural donde se le iba entregar a Asturias un premio por un poema de tipo religioso que compuso, y él leyó el poema, íntegro. Entonces, me impactaron su presencia física, su voz y la eufonía del poema”.

 

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s