¿Pudo haber sucedido Auschwitz en Guatemala?

carol zardetto 2Por:
Carol Zardetto
Columnista
elPeriódico
Guatemala, C. A.

Comentario a la columna escrita por Armando de la Torre. En fechas recientes, Armando de la Torre, conocido académico y quienes muchos tienen por maestro, escribió una columna comentando una carta enviada por parlamentarios europeos al presidente Otto Pérez Molina.

A pesar de que repite argumentos antes expresados, la columna resulta reveladora. Y, aunque se dirige a los “políticos de pequeña talla” europeos, nos habla con contundencia a los guatemaltecos. Explica con claridad las razones que fundamentan el racismo y, por tanto, las razones por las cuales sucedió el genocidio en Guatemala.

Para explicar la realidad de este continente, llamado “América” por los europeos, De la Torre dice: “Allá, vuestros abuelos –que también fueron los nuestros–, edificaron a partir de griegos, latinos y germánicos. Aquí, encima, los exclusivamente nuestros, ilusionados inmigrantes, trabajaron disciplinadamente, con el aporte de algunos rincones de la mano de obra africana, sobre los remanentes de las estructuras de incas, mayas, y aztecas, la raza cósmica, como nos catalogara José Vasconcelos”.

La cita nos cae encima como un balde de agua fría. ¿Entonces en estas tierras “americanas” no existía nadie cuando llegaron los disciplinados abuelos del columnista? Aparentemente solo habían “remanentes de las estructuras” de incas, mayas y aztecas… ¿Y los poderosos k’iche’s, autores de un monumento tan gigantesco como el Popol Vuh? ¿Y los kaqchikeles? ¿Y los ixiles? ¿No fue fundado todo el poder colonial de los abuelos de Armando de la Torre sobre la mano de obra indígena? Aparentemente, todos los estudios que ha hecho el insigne académico, lo han llevado a pensar que no. De hecho, pareciera ser que una sobrecogedora ceguera le ha provocado un curioso síndrome: según él los “indios” no existen. Quizá esta es la razón por la cual asesinarlos no constituye genocidio.

Para él, la colonia se construyó por la disciplina de valiosos europeos, con el “aporte” marginal de mano de obra africana. Las palabras esclavitud y explotación no entran en su diccionario.

Como corolario, el columnista cita a José Vasconcelos, el seudofilósofo que se atrevió a afirmar en “La Raza Cósmica” que el atraso de las razas asiáticas se debía a “que no han sido cristianizadas” y que “una religión como la cristiana hizo avanzar a los indios americanos, en pocas centurias, desde el canibalismo, hasta la relativa civilización”. Vasconcelos es una desgracia para el pensamiento humano. Citarlo refleja los estúpidos fundamentos que esgrimió Occidente para justificar, mediante el racismo y la supuesta superioridad cultural, su explotación económica de los pueblos. Y uno se asombra, ¿cómo pueden las elites en Guatemala admirar a esta clase de educadores?

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s