Los comerciantes y los venados del Señor de los Cerros -2 de 2-

pinula 1Por
Celso Lara
CEFOL – USAC
Diario La Hora
Guatemala, C. A.

El día de trabajo fue agotador.  Como de costumbre, subir a los árboles y cortar algunas ramas, bajar, cortar las hojas, rajar las ramas para formar leños grandes, apilar los leños, subir a otro árbol y repetir el proceso por horas y horas, había producido en los dos hombres un gran apetito.

– Mirá Rafael, ya tenemos suficiente leña para hoy – le dijo Miguel a su compadre.
– Sí, pero cortemos otro poco porque tal vez llueva mañana y no podríamos seguir trabajando – añadió Rafael.

– Pero tampoco podemos cortar tanta que no podamos llevar en las mulas o en cacaxte, además no es época de lluvia – comentó Miguel.

– Bueno, pero siempre podemos apilar suficiente leña y guardarla en esa cueva y regresamos después – sugirió el compadre.

– Eso es cierto.  “Hombre prevenido vale por dos”.  Pero es que tengo hambre – añadió Miguel.

– Dejá de quejarte, yo tampoco he almorzado y sigo trabajando – señaló Rafael.

– Yo no he dejado de trabajar – respondió airado Miguel –, sólo te digo que tengo hambre.

– No insistás, que me estoy haciendo el loco con el hambre.  Sigamos trabajando mientras alumbre el Sol.

– “No se tapa el Sol con un dedo” – sentenció Miguel – aunque nos hagamos los locos, tenemos que comer algo.

– Bueno.  ¿Qué se te ocurre?

– Cacemos algo, qué se yo.  Un conejo o un venado.

– No trajimos nada para pedirle permiso al Señor de los Cerros, mejor nos aguatamos y nos vamos a nuestras casas.

– Pero ya hicimos la ofrenda, desde hace meses.

– Pero esa ofrenda era por la madera para la leña, no por los animales de los cerros.  Vos sabés que tienen dueño y eso se respeta – le recordó Rafael.

– Estoy seguro que la ofrenda al Señor de los Cerros que hicimos por la leña vale para un animalito para comer.  Acordate que “barriga llena, corazón contento”.  Además, no es para vender, sino para comer y tenemos necesidad – repuso Miguel.

– Dejate de refranes y sigamos trabajando.

– “A Dios rogando y con el mazo dando”.  ¿No?

– ¡Que sigamos trabajando te digo! – continuó diciendo Rafael.

– ¡Está bueno!  “Donde manda capitán…”

– ¡Ya! – interrumpió Rafael.

pinula 3Al terminar el día, habían conseguido tanta leña que tuvieron que dejar en una pequeña cueva varias cargas, como para tres días.  Miguel y Rafael sabían que eso les ayudaría por si llovía o si era necesario trabajar también en los preparativos de la fiesta de San José.  Debido al exceso de trabajo se les hizo tarde.

– No vamos a llegar al camino real desde aquí – dijo Rafael.

– Es cierto, sigamos por este lado del cerro y pasamos al lado, así llegamos más rápido.  Porque como no has dejado de hablar de la comida, tengo mucha hambre – le respondió Miguel.

– Es que “las penas con pan son buenas” – añadió Rafael.

– ¡Que ya no hablés de comida!

– Bueno, bueno.  “¿Quién te hace rico? El que te mantiene el pico”… – continuó murmurando Rafael.
A pesar de conocer muy bien el camino y de acelerar el paso de las mulas, la noche los sorprendió en el camino, precisamente en el paso entre los dos cerros que conduce a San José Pinula. En ese momento, a una de las mulas se le reventó un lazo y la mitad de la carga de leña calló al suelo.

– No amarré bien el lazo – se lamentó Miguel.

– No – dijo Rafael, mientras observaba el lazo roto –, se reventó porque ya estaba gastado.
– Bueno, pues a rearmar la carga.

– Pero ya no hay más lazo y no se puede contener la carga con el pedazo tan corto que quedó – observó Rafael –.  Yo ya no aguanto, voy a cazar algo para comer, porque en lo que componemos la carga se hace más tarde. 

Mientras decía esto, se alejaba en dirección al bosque.  Su compadre, sintiéndose culpable por la demora, no se atrevió a contradecirlo y le acompañó.  En el interior del bosque, a poca distancia de donde habían dejado las mulas, alcanzaron a ver un venado pequeño, sin duda se había alejado demasiado de la madre.  Ambos se colocaron en posiciones separadas y, utilizando sus machetes, alcanzaron al animal y le dieron muerte.  Al poco tiempo, lo estaban asando.  El tiempo invertido en la cacería y la preparación del animal los había retrasado más, por lo que decidieron pasar el resto de la noche en el lugar.  Acomodaron las bestias, la carga y se acostaron junto a la fogata.  Rafael no podía dormir, así que alcanzó a escuchar una conversación que le heló la sangre:

– ¡Me han matado un venado! Ya no tengo en qué recorrer mis campos ni mis milpas.  Por favor, prestame tus perros para vengarme.

– ¡Cómo no! ¡Faltaba más!  Usalos.

Entonces, Rafael despertó a Miguel y le contó lo que había escuchado.

– Seguramente fue una pesadilla por la cena. Dormite ya – le dijo Miguel.

Así lo hizo y, al día siguiente, continuaron su viaje.

Esa mañana, cuando llegaron a sus casas, Marta y María les contaron que, como a la media noche, unos coyotes habían entrado a los gallineros y que habían matado a todas las gallinas, sin comérselas.  Miguel y Rafael se vieron a la cara y recordaron que fue, precisamente a esa hora, cuando Rafael escuchó la conversación en el bosque.  El temor les hizo comprender que los Señores de los Cerros estaban molestos con ellos por no haber solicitado el permiso para cazar.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s