Guatemala, un nombre sin consenso

palacionacPor
Ana Lucía Mendizábal
Siglo21
Guatemala, C. A.

La tendencia a modificar el nombre del país tiene distintas razones. Hay una expresión que les ha hecho pasar malos ratos a algunos guatemaltecos cuando están en el extranjero: Pasar de Guatemala a Guatepeor. Y es que como señala la arqueóloga Matilde Ivic de Monterroso, del Centro de Investigaciones Arqueológicas y Antropológicas de la Universidad del Valle, este tipo de bromas se deriva del desconocimiento. “Es un nombre de origen nahua: Quauthemalla, que sufrió una corrupción con el uso que le dieron los castellanos del siglo XVI”.La experta afirma que “este fue un producto lingüístico desafortunado, porque la gente nacional y extranjera piensa que la última parte del nombre mala es el adjetivo castellano que todos conocemos”. “Hubiese sido mejor que quedara con el nombre nahua original o que los próceres de la independencia pensaran en uno que representara mejor la realidad del país”, agrega.

Le dicen Guate
Édgar Gutiérrez, coordinador del Instituto de análisis de los problemas nacionales de la Universidad de San Carlos (Ipnusac), afirma que la tendencia de llamar Guate al país “es un tratamiento propio de las clases medias medias y medias altas urbanas, a los que solemos llamar niños fresas, desde hace más de tres décadas, y se volvió un tratamiento oficial cuando la Municipalidad de Guatemala sacó su publicidad como Muni Guate”.

Agrega que: “Ciertamente, la autorreferencia dice algo acerca de la comodidad o incomodidad y algo dice de una identidad en transformación, que puede ser también crisis de identidad”, informa Gutiérrez. Menciona, además, que hay élites mayas que reivindican una Guatemaya “y una manera de sustraerse de esa polémica es abreviar”, indica.

El sociólogo Bienvenido Argueta incluso ve este tratamiento como “una forma de hablar con cariño, familiaridad y de manera más cercana”, del país. Explica que aunque no existe acuerdo acerca del origen del nombre, “el consenso es la construcción de un nombre abierto a diversos proyectos que en conjunto configuran el nombre de Guate con diferentes apellidos”.

¿Arboles o águilas?
Ivic dice: “Dado a que un contingente de guerreros del centro de México y de Oaxaca ayudaron a la conquista, impusieron traducciones nahuas a los nombres locales”, explica la experta, y agrega que “el topónimo que aparece en el Lienzo de Tlaxcala claramente representa la cabeza de un águila o ave rapaz sobre un cerro y lleva inscrito el nombre Quauhtemalla”. Explica que el topónimo puede interpretarse como un recurso rebús; es decir, un signo que puede tener dos significados distintos derivados de palabras nahua homófonas: kwawitl (árbol) y kwa:tli (águila)”.

Añade que en este lienzo aparecen representados muchos otros centros cuyos nombres empezaban con Quauh y todos son interpretados desde el significado de águila. Sin embargo, según la experta, la elección del término árbol podría tener su origen en la que ella llama “excusa” de que aquí no hay águilas, lo cual también, refiere, “no es cierto”. Asimismo, dice: “Un especialista en aves me mencionó que la especie que aparece en el topónimo sí es propia de nuestro territorio. En Huehuetenango había especímenes de la misma que aparece en el escudo mexicano, pero la extinguieron”.

Otras interpretaciones
“Los historiadores consideran que Guatemala se refiere a la capital de los kaqchikeles occidentales, Iximche, porque en las cartas de Pedro de Alvarado de 1524 menciona el término “Guatemala” para referirse a la capital de los kaqchikeles” afirma Ivic. Sin embargo, señala que “Quauhtemalla se refiere a la región kaqchikel y no a Iximche”.  Hay citas muy antiguas en donde se refiere a esta región como “el lugar donde las montañas fuman “es decir, era tierra de volcanes”.

¿Podría cambiar?
El hecho de que al nombre se le adjudiquen connotaciones negativas hace que los profesionales reflexionen acerca de la posibilidad de un cambio. “Yo no dejo de soñar en que algún día ocurra un verdadero movimiento político que barra con todo lo anterior y siente nuevas bases, incluido un nombre nuevo que nos represente mejor

Yo optaría por algo como Kayala’ que aparece en el Popol Vuj y que significa “tierra de frutos y de abundancia”, asevera Matilde Ivic de Monterroso.

Bienvenido Argueta manifiesta que “el nombre podría modificarse, pero más importante es transformar las interrelaciones entre individuos, grupos y pueblos para establecer un Estado más democrático de derecho en el que la justicia impere y cada persona pueda vivir dignamente”.

Acerca de Culturales de Maco

Notas culturales compartidas y creadas por Marco Monzón, y colaboraciones para compartir desde la cultura, el arte, la espiritualidad y la tradición católica. Comparte ademàs, notas culturales de medios de comunicaciòn.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s